NO ES QUE ESTEMOS DANDO LA HORA

WELCOME BACK TO YOUR BLOG...!!!...AMAZING..‏.YOU ARE N°

Senses Finding Balance Brendan Borrell

News Scan

Scientific American (April 2009), 300, 24-26 
doi:10.1038/scientificamerican0409-24

Senses

Finding Balance

Brendan Borrell

Abstract

Is poor posture control the real cause of motion sickness?

Introduction

To avoid a potentially nasty cleanup, students are deprived of food for four hours before entering the experimental chamber. Inside, they step onto a forcesensing platform and stare at a paper map of the U.S. The walls begin sliding back and forth on a track—a mere 1.8 centimeters with each cycle. At the right frequencies, this movement triggers a tugging sensation that begins somewhere in the brain and mysteriously travels to the belly. But before the full effects of motion sickness set in, the subjects will typically turn away and beg for mercy.
At that point, the students may be thinking that the course credit they will receive for participating in Thomas Stoffregen's sensory funhouse may not be worth it. But for the University of Minnesota psychologist, every student he lures inside is another data point that he believes will overturn the dogma about the cause ofmotion sickness. If he is right, the findings could lead to new ways of identifying people susceptible to motion sickness before they get sick and may provide designers of simulators and video games with ways to keep controllers in the hands of potentially woozy players.
For the past century, scientists have believed that motion sickness derives from a conflict among our senses. Our inner ears contain sensors for both angular motion (the semicircular canals) and linear motion (the otoliths). When these sensors disagree with the information we expect to receive from our eyesand muscles, motion sickness manifests itself. And yet, Stoffregen says, our senses constantly provide different channels of information: redundancy is an essential part of the sensory system, and our brains do not compare our senses in any direct manner. Moreover, because it is impossible to determine which of the conflicting senses is interpreted as being “wrong” by an individual's brain,Stoffregen has branded the conflict theory with the highest-order insult a scientist can muster: unfalsifiable.
Indeed, researchers have long wondered why some individuals and certain classes of people—children and pregnant women—are more susceptible to motion sickness than others. What is more, experiments conducted since the dawn of the Space Age, when NASA wanted to prevent its astronauts from falling ill, can predict who will succumb to motion sickness with only about 30 percent accuracy. Finally, Stoffregen notes the puzzling observation that, whereas people may feel sick on the deck of boat, they rarely get the urge to vomit when fully immersed in water.
Stoffregen instead argues that motion sickness comes from the brain's persistent inability to modulate the body's movements in a challenging environment. Postural instability—the inability to maintain balance—was considered a symptom of motion sickness. Not so, Stoffregen says. Although postural control relies on sensory feedback, motion sickness is really a sign that the motor-control system is going haywire.
His alternative theory, first published in 1991, landed with a dull thud, and his papers garner just a handful of citations each year. But experts have been muttering privately about Stoffregen ever since—and lately some have grudgingly begun to accept him. “It was a very, very different theory,” says Larry Hettinger, a longtime motion sickness researcher now at defense contractor Northrop Grumman. “I clearly remember people thinking, 'This is nonsense, this is crazy foolishness.'”
The growing acceptance of Stoffregen's view has much to do with experiments conducted over the past two decades. Inside the moving room, he has found that volunteerscan significantly reduce motion sickness simply by widening their stance—an observation, he says, not predicted by sensory conflict theory. Students standing with their feet five centimeters apart tend to get motion sickness about 60 percent of the time. Spreading their legs to 30 centimeters increases the stability of the head and torso and decreases the incidence of motion sickness to about 20 percent. Stoffregen says that by monitoring body sway, he can predict the onset of motion sickness with 60 percent accuracy. If swaying is just a symptom of motion sickness, it would be detectable only after participants reported feeling sick.
But the ultimate test of his theory is still in the works. Floating in water, the human body becomes passively stable, and postural control is no longer an issue. If Stoffregen is right, then under such a condition, motion sickness would be impossible, even if subjects were forced to endurethe nausea-inducing camerawork of The Blair Witch Project. Stoffregen just needs to convince NASA—and a dozen amphibious students—to let him use the Neutral Buoyancy Laboratory at the Johnson Space Center in Houston. Unfortunately, the practical applications of that research would be tenuous at best. “I think that water immersion would be a surefire way to prevent motion sickness in orbital flight,” he says. “Sadly, water-filled spacecraft would be so heavy that they would be too expensive to launch.”There's always Dramamine.
The HTML version of this article may not contain all of the images contained in the PDF version of this article, due to copyright issues.
Brendan Borrell is a freelance writer based in New York City

Viejos hábitos die hard ("Between the 15 minutes of fame and the worst 20 minutes of my life...")‏

por Gustavo Santander
Diario El Mercurio, Martes 25 de noviembre de 2014

"


Hace ocho años salí con una chica que me llevó a hacer yoga. Como todos los principios, el nuestro fue fabuloso. Ella era una devota de esa disciplina, de la comida sana y del respeto al cuerpo. Yo bebía, fumaba y comía lo que se dejaba comer. Quizás en ese momento deberíamos haber sabido que eso no funcionaría, pero esa ciega confianza femenina en que todos los hombres podemos cambiar la hizo tenerme a mí como su cruzada personal y estuvo a punto de conseguirlo. Por un tiempo dejé de fumar y de beber, y me aficioné a los productos sin conservantes y a hacer todo tipo de ensaladas. Para mi desgracia, su orgullo por mí crecía a la misma velocidad en que lo hacía la desconfianza con la que me miraban mis amigos de toda la vida, con los cuales nos habíamos acostumbrado a hacer asados semanales. Por mi parte, fui descubriendo las bondades de la proteína vegetal y recorriendo los locales peruanos del centro en busca de quínoa y otras excentricidades que aprendí a cocinar con más convicción que conocimiento.
Durante el primer mes de práctica me dolieron músculos que no sabía siquiera que existían. Aprendí que pararme de cabeza me daba terror y que exhalar diciendo "Om" o despedirme con un "Namasté" mientras recordaba las últimas borracheras con ese tropel de desadaptados con los que solía salir me hacía sentir lo más cínico del planeta. Sin embargo, al poco andar tuve que reconocer que la panza me iba bajando y que esa precaria elasticidad -más cercana al rígor mortis- con la que llegué ahora daba paso a un estado de flexibilidad desconocido para mi cuerpo. También caí en cuenta que el sexo con Claudia -así se llamaba aquella mujer que estuvo a punto de sacarme de la mundana oscuridad- era muy bueno, quizás debido a la plena aceptación de su cuerpo, el cual manejaba de formas desconocidas hasta ese momento por mí.

Lamentablemente para ambos, luego de casi un año el entusiasmo del inicio se fue diluyendo y el recuerdo de aquella vida poco espiritual se volvió un pensamiento recurrente, una necesidad y como un animal perdido recogí mis pasos para volver a ese lugar de donde había escapado. "Old habits die hard", dice el dicho. Obviamente Claudia me dejó y encontró a otro con más disciplina, fuerza de voluntad y elasticidad que la mía.
 Yo por mi parte -en una frívola metáfora proustiana- fui en busca del tiempo perdido y me dediqué a organizar reuniones y comilonas con amigos que me veían con ojos chispeantes, alegres de ver volver a ese hombre que pensaban desaparecido para siempre. 
Se me viene todo este recuerdo a la mente motivado por una frase de George Best, ese brillante jugador de fútbol irlandés que nunca supo ni quiso deshacerse de sus viejos hábitos, que acabo de leer: "En 1969 dejé las mujeres y el alcohol: fueron los peores veinte minutos de mi vida".

Universidad y bien público

por Joaquín Fernandois

Diario El Mercurio, Martes 25 de noviembre de 2014

"El Estado es también una idea que no se puede expresar en una sola doctrina, aunque tampoco pueda refundarse a capricho de sucesivas administraciones o veleidades políticas..."


El proyecto de financiamiento de las universidades pertenecientes al Consejo de Rectores favoreció de manera evidente a aquellas que son puramente propiedad del Estado, en desmedro de las nueve que, siendo privadas, han tenido a lo largo de su historia una orientación pública y han sido parte de lo mejor de la educación superior en Chile: la Pontificia Universidad Católica de Chile, la Universidad de Concepción, la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, la Universidad Técnica Federico Santa María, entre otras.

La distinción entre lo público y lo privado no convierte a esas esferas en compartimentos estancos, hostiles entre sí. El Estado es la garantía ideal y material de la conservación del país; sin embargo, de nada sirve si la sociedad no solamente es una contraparte, sino que muestra el dinamismo económico y cultural que hace que cada país pueda realmente vivir. Si el Estado se transforma en un grupo de interés más, a través de sus equipos administrativos -la burocracia, dicho sin ánimo peyorativo-, que entiende que la sociedad debe trabajar indefinidamente para el acrecentamiento de sus propios ingresos, se transforma en un ente parasitario.

Por cierto, el Estado es también una idea que no se puede expresar en una sola doctrina, aunque tampoco pueda refundarse a capricho de sucesivas administraciones o veleidades políticas. Lo propio de las funciones del Estado sobresale con nitidez cuando estas se funden con aquellas espontáneas de la sociedad. De allí la provisión mixta en educación y la importancia de aquellas universidades orientadas principalmente a los bienes públicos.

Esta idea está ya expresada en 1888 en las palabras inaugurales del primer rector de la Universidad Católica, monseñor Joaquín Larraín Gandarillas: "Una universidad libre es, por fin, una corporación que no vive del aliento ni de la inspiración oficial. Estamos íntimamente convencidos de que hará un gran bien a la enseñanza en Chile, y aun a la enseñanza oficial (...) La universidad que fundamos será un factor más para promover la cultura intelectual en nuestros compatriotas". Una organización surgida de la sociedad ofrece un modelo que ha dado mucho a Chile, al país como totalidad, incluyendo a esa zona de encuentro que llamamos "lo público".

En su dimensión regional, cada una de las otras universidades ha hecho lo suyo y han llegado a ser parte constitutiva del paisaje cultural y profesional del país. Sus estudiantes son chilenos y tienen derecho a demandar los fondos públicos respectivos. Lo mismo vale para la investigación y algunos aspectos de la docencia. Esto vale más limitadamente, pero dentro de la misma lógica, para las universidades creadas en las últimas décadas, en la medida en que muestren un enfoque público y se orienten a esa complejidad específicamente universitaria: importancia de la docencia de alto nivel, investigación, aporte a la ilustración pública.

En cuanto a las universidades de propiedad del Estado, cada una es un caso aparte, aunque todas en último término deben ser evaluadas en la calidad académica y en su función de puente entre lo público y lo personal (mejor expresión que privado). La Universidad de Chile ha probado su valía y sus derechos se fundamentan en ese logro; habrá casos en los cuales habrá que apreciar el papel de universidades estatales en las regiones. Eso está bien. Lo que no lo está es que solo por ser sus miembros catalogados como "empleados públicos" deberían tener un trato preferencial por sobre otras universidades, las que a lo largo del todo el siglo XX hasta ahora han sido parte vital de la cultura y del profesionalismo del país.

La función social del lucro


"Cuando en un mercado libre una empresa, sea del rubro que fuese, gana dinero, quiere decir que está cumpliendo con su rol de satisfacer deseos y necesidades de la comunidad..."


En la columna anterior vimos que toda persona que entra en una relación de intercambio lucra, pues espera un beneficio de lo que está recibiendo a cambio de lo que está entregando. Ambas partes son, por tanto, deudor y acreedor al mismo tiempo.

Si usted compra una casa, por ejemplo, usted debe el dinero y el vendedor debe la casa. Cuando un estudiante va a la universidad ocurre lo mismo: él debe el dinero, o más bien lo que el dinero representa, y la universidad debe el bien de inversión que es la educación. Ambos lucran, es decir, se benefician, de lo contrario no existiría relación de intercambio voluntaria. Esto significa que el mercado, que es el conjunto de relaciones de intercambio voluntarias, solo puede existir si todos los involucrados consideran que se benefician de las transacciones que realizan.

El mercado es así un orden democrático por excelencia en que cada persona decide, dentro del desarrollo de su proyecto de vida, qué la beneficia y cuánto está dispuesta a dar para conseguir aquello que valora. Esto, a su vez, presupone un conocimiento que solo puede tener cada persona, pues nadie puede presumir saber mejor que nosotros lo que valoramos. Quien desee ganar dinero en este contexto no tiene más remedio que ver qué es lo que la gente quiere y ofrecerlo a los precios que esté dispuesta a pagar. Un empresario es así un mandatario de los consumidores que son en su mayoría trabajadores: no puede ofrecer otra cosa que la que estos quieren, ni cobrar otro precio que el que estos quieran o puedan pagar, de lo contrario quiebra. Así, el empresario, aunque no sea su intención, cumple una de las funciones sociales más importantes en una comunidad: la de colaborar con sus miembros mediante la creación de aquello que estos valoran y necesitan.

Sin emprendedores no puede existir ningún tipo de riqueza y las personas estaríamos obligadas a vivir en la extrema miseria, como fue la regla general en casi toda la historia humana. Ahora bien, es el lucro lo que indica si el empresario está cumpliendo con el mandato de los consumidores, es decir, si acaso está produciendo aquello que estos necesitan y valoran en un mundo de recursos escasos. Cuando en un mercado libre una empresa, sea del rubro que fuese, gana dinero, quiere decir que está cumpliendo con su rol de satisfacer deseos y necesidades de la comunidad. Si en cambio tiene pérdidas, significa que no está creando valor para la comunidad y esta la castiga haciéndola quebrar para que esos recursos se liberen y puedan ser usados por quien sí es capaz de cumplir ese rol.

Si usted, por ejemplo, pone un puesto de hot dogs con harina, manjar, aceite de bacalao y sal, lo más probable es que quiebre porque nadie comprará esa asquerosidad. Y gracias a la quiebra usted dejará de destruir todos esos recursos. Esa es la función social de las pérdidas, la que se aplica a toda actividad económica. Si en cambio hace excelentes hot dogs , ganará dinero, o sea lucrará, lo que le indicará que está satisfaciendo necesidades de los consumidores de buena manera. Esa es la función social de las ganancias, la cual es también aplicable a toda actividad económica, es decir, de creación y asignación de recursos. De ahí que sea una estupidez condenar el lucro. Pues, más allá de que es el gran incentivo para arriesgarse y crear riqueza, sin el lucro no existe ninguna manera de saber si se está efectivamente cumpliendo con las expectativas de la población en cuanto a producir lo que esta valora, en la cantidad que esta quiere, de la calidad que esta demanda, en el momento que esta lo desea y al costo que esta puede pagar.

La razón de por qué el Estado por definición no puede ser tan eficiente como el mercado, además de la corrupción y los problemas de incentivos por todos conocidos, es porque los burócratas, al no tener contabilidad con pérdidas y ganancias, no tienen cómo saber con exactitud si están o no satisfaciendo bien necesidades de la población. Pero hay más, porque detrás de la condena al lucro se esconde no solo la total ignorancia sobre cómo funciona la economía, sino un paternalismo autoritario intolerable en una sociedad democrática. Pues, como se ha dicho, las ganancias no son más que la expresión de aquello que las millones de personas persiguiendo sus fines declaran valorar. Si Alexis Sánchez se hace rico, es decir lucra, es porque mucha gente valora lo que hace. Lo mismo ocurre con cualquier empresa, sea esta del rubro educacional, recreacional u otro.

Desde un punto de vista moral entonces, quienes atacan el lucro lo que en realidad condenan son las decisiones libres de millones de personas, las mismas que dicen representar pero cuya capacidad y libertad de elegir en realidad desprecian profundamente.

Información‏

Estimados Old Georgians, les quiero informar que en la empresa en que trabajo hemos formado la corredora de seguros generales y de vida InverAmérica, en la cual ofrecemos todo tipo  seguros en condiciones muy ventajosas y especialmente los siguientes:
·         Vehículos
·         Incendio y robo (hogar – comercio – empresas)
·         Viaje (Asistencia en Viajes)
·         Responsabilidad Civil Internacional (necesario para viajar en auto a Argentina)
·         Salud (complementario Isapre)
·         Vida
Para ustedes hemos dispuesto tarifas especiales y un servicio preferencial ya que yo personalmente los atenderé.
Los invito a cotizar conmigo sus seguros personales, familiares y de sus empresas, llamándome al (56 2) 2583 0295, a mi celular (56 9) 9735 0417 o enviándome un mail a jorge.goldenberg@inveramerica.cl
Quedo atento a cualquier consulta.

Saludos,


cid:_2_0C6D21780C6D1F38004CEDA503257AE9

Jorge Goldenberg Cánepa
 
Key Account Manager
Telefono: (56 2) 2583 0295
Business Center Costanera La Dehesa
Av. Raúl Labbé Nº 12.613 Of. 515
Lo Barnechea - Santiago - Chile

Chile a medias - ¿hay que 'dentrar' a picar?‏

JULIO POBLETE, Imagen PARQUE BICENTENARIO001

Chile a medias


¿Cuántas veces hemos oído el dicho popular “hay que entrar a picar”? Esta afirmación típica, admite que algo quedó mal hecho y que habrá que romper lo recién realizado para volver a hacer todo de nuevo.  Situación comparable ocurre cuando nos dicen que “la solución es provisoria”, resultando finalmente como algo definitivo.  Nuestras ciudades no están exentas de esta realidad y las cuentas que se pagan en este “Chile a medias” son aún mucho más altas.
Hay dos casos recientes que son buen botón de muestra.
Hemos conocido la polémica donde vecinos del sector de La Llavería, comuna de Vitacura, se oponen a las propuestas viales del municipio, en específico a la construcción de la nueva Costanera Sur, que destruiría parte del parque público que el mismo municipio construyó pocos años atrás, a lo largo del borde del río Mapocho.
Sin entrar a discutir el mérito de las propuestas de la municipalidadni hacer un juicio de valor respecto de la oposición de los vecinos, me sorprende que la autoridad haya gastado dineros importantes en construir un parque público, sabiendo lo que venía en el futuro, y que a menos de 10 años de su implementación se esté pensando en eliminarlo parcialmente. En buen chileno, habrá que “entrar a picar”, con un tremendo perjuicio al erario público y con la contradicción de que lo que se asumía definitivo hoy se transforma en temporal.Desde la perspectiva de los hechos, es una muestra de la escasa planificación para reservar los espacios que la ciudad necesita y para asegurar que los dineros de todos los chilenos, o en este caso de los vecinos de Vitacura, sean bien gastados.
Otro ejemplo es la aprobación de un cambio a la Ley de Urbanismo y Construcciones que permite a los municipios reservar, sin límite de tiempo, los espacios necesarios para la nuevas calles y parques. Este cambio nos retrotrae a la situación de la planificación vigente al 2004, generando confusión. Hay que precisar que durante el gobierno del Presidente Lagos se modificó la ley por primera vez en esta materia y después de 40 años de vigencia, fijando un tiempo máximo de 10 años a las reservas de espacio para calles y parques, por considerarlas un gravamen excesivo y sin mecanismos efectivos de compensación. Se prometió un fondo para expropiaciones que permitiría asegurar esos espacios antes de que caducaran. Eso no ocurrió y muchos de ellos se perdieron, con la complicidad de los municipios, que no gestionaron su renovación. Hoy se repone por ley, nuevamente sin mecanismo claro de compensación al afectado y dependiendo que los municipios en seis meses decidan con qué calles y parques “quieren quedarse”. Lo que se asumía permanente, y que quizás nunca debió cambiar, a 10 años de su única modificación, se cambia nuevamente. El alterar las reglas del juego de la planificación de la ciudad es tremendamente dañino, por cuanto toda acción en ella requiere de mucho tiempo para implementarse y sólo los mismos planes reguladores tardan más de seis años en ser aprobados.
No hay forma de avanzar si seguimos haciendo y deshaciendo. El “Chile a medias” es el costo más alto que pagamos hoy los chilenos. Es el lastre más pesado 

Beethovens 5th as salsa arr: Sverre Indris Joner

AQUI

Chilenos en Silicon Valley‏

Se calcula que son cientos los que se han instalado en la zona:
La nueva "armada chilena" que se está apoderando de Silicon Valley

Empresas como Facebook, Tesla o Groupon cuentan en sus filas con un creciente número de profesionales y emprendedores chilenos que buscan nuevos desafíos. 


Un dato: A YouTube se suben 100 horas de nuevo contenido por minuto...

por Pablo Tirado 
Diario El Mercurio, lunes 24 de noviembre de 2014
http://diario.elmercurio.com/2014/11/24/economia_y_negocios/_portada/noticias/6484EC11-5E66-46F1-9F59-3511FC18E147.htm?id={6484EC11-5E66-46F1-9F59-3511FC18E147}

En California se habla español y bastante. Eso no es novedad. Pero en el último tiempo, entremezclado con los contagiosos sonsonetes centroamericanos, ha comenzado a oírse también uno que otro inconfundible "cachái".

Los chilenos parecen estar transformándose en los nuevos colonos de una zona particular de California: Silicon Valley.

Aunque no hay cifras oficiales, se calcula que son varios cientos los profesionales chilenos que han llegado en el último tiempo a emprender o a trabajar en alguna de las tantas empresas de la icónica cuna de la innovación y del emprendimiento a nivel mundial.

Entre las razones de la migración se cuenta, por un lado, los altos sueldos que ofrecen las empresas en Estados Unidos-cerca de cuatro veces más altos que en Chile - y, por otro lado, también está el prestigio que han conseguido los profesionales chilenos.

La "guinda de la torta" en esta historia es el Tratado de Libre Comercio con el país norteamericano, que permite que los profesionales chilenos altamente especializados viajen a trabajar a esa nación sin mayores problemas.

 Desarrollando los nuevos productos de Groupon

El chillanejo Cristián Sepúlveda llegó a instalarse en EE.UU. en agosto de 2011. Su arribo se produjo cuando Zappedy, la startup fundada en Palo Alto para la que trabajaba fue adquirida por Groupon. "Luego de una visita a Palo Alto en 2010, facilitada en parte por un programa de la Pontificia Universidad Católica, comencé a colaborar desde Chile mientras cursaba mi máster en Ciencias de la Computación. El equipo creció y al momento de la adquisición estaba compuesto por 10 ingenieros", recuerda Sepúlveda.

Lleva más de tres años trabajando en Groupon en la oficina de San Francisco que está enfocada en nuevas categorías de productos, con la meta de expandir la oferta de la firma más allá de los descuentos online . Actualmente es senior engineering manager a cargo del desarrollo de software para los distintos productos desarrollados por su oficina.

"Uno de estos productos es pieza fundamental para el funcionamiento y operación de más de dos mil restaurantes y bares altamente catalogados en Estados Unidos.", explica Sepúlveda, quien comenta que ahora está enfocado en sumar experiencia que más adelante le pueda servir para aportar y generar impacto en Chile.

Masificando la empresa chilena Prey en Estados Unidos.

Desde su concepción, el servicio de rastreo de computadores y dispositivos móviles Prey fue pensado para tener un alcance global. Quizás por eso es que en la medida en que la compañía fundada por el periodista Tomás Pollak comenzó a crecer, sus principales clientes eran de EE.UU. o de Europa. "Estando en Chile había cosas que eran más difíciles; por ejemplo, trabajábamos con colegios y universidades que por regulación tenían que pagarnos con cheques y era complicado", recuerda el emprendedor.

Así, en septiembre del año pasado viajó a San Francisco para expandir sus operaciones y desarrollar el negocio. "Por un lado esto tiene que ver con ir hacia donde están nuestros clientes y también por estar más cerca de los fabricantes", explica Pollak, quien comenta que la gran diferencia entre Chile y Silicon Valley es que en EE.UU. hay toda una industria madura montada para apoyar el emprendimiento en aspectos que van desde el acceso a inversionistas y el apoyo en conocimientos.

Tras un 2014 en el que Prey estuvo conociendo el mercado estadounidense, el próximo será de expansión. "Lo más probable es que tengamos que levantar capital y seguramente nos vamos a cambiar de oficina. Además vamos a desarrollar nuevas líneas de negocios, queremos hacer distintas integraciones, como, por ejemplo, con la policía", revela Tomás Pollak.

Cazando datos en Facebook

El trabajo de Gabriel Gejman como data engineer de Facebook consiste en proveer los datos que las áreas de productos necesitan para que los analicen, entendiendo la experiencia que tienen los usuarios cuando los usan. Y en una compañía como Facebook, donde lleva trabajando nueve meses, su trabajo es trascendental.

El periplo por Silicon Valley de Gejman se inició hace unos seis años, cuando junto a su esposa empezaron a buscar oportunidades para irse a algún país de habla inglesa. "En esa búsqueda encontré una startup chilena que quería comercializar sus servicios en Estados Unidos. Trabajé con ellos en Chile por un año y después me vine a abrir la oficina en Estados Unidos", recuerda.

Después de trabajar en esa compañía por un tiempo, quiso buscar algo en una empresa estadounidense y un poco más grande. Así llegó a una consultora donde hizo proyectos para Visa y Genentech y en reuniones y conferencias relacionadas con su trabajo conoció a gente de Facebook que después de un tiempo lo llamó para entrevistas. "Por ahora estoy muy contento en lo que estoy haciendo y las oportunidades que he tenido. Con mi señora hemos formado una familia acá y aunque siempre pensamos en volver a Chile, no está en los planes inmediatos", confiesa.

Viajando para conocer a los usuarios de YouTube

Para muchos, Renato Verdugo tiene el trabajo soñado. Él es investigador de experiencia del usuario ( UX researcher ) de YouTube, y lo que hace es viajar por el mundo para reunirse con los creadores de contenidos y ayudar a mejorar la plataforma de videos.

"A YouTube se suben 100 horas de nuevo contenido por minuto. Mi trabajo consiste en representar en los equipos de ingeniería y producto a los usuarios", comenta Renato Verdugo.

Este ingeniero de la Pontificia Universidad Católica cuenta que partió trabajando como investigador en educación, luego pasó a trabajar en el Real Jardín Botánico de Kew en Londres y desde ahí a SRI International, en proyectos ligados a aprendizaje informal y al maker movement . Finalmente llegó a EchoUser, una agencia de diseño en San Francisco que se especializa en experiencia del usuario. "Mi trabajo en YouTube y en EchoUser ha sido una mezcla de las dos líneas de trabajo principales de la UX: por un lado focalizado en mejorar las plataformas actuales, y por otro, explorar dónde estos productos van a estar a largo plazo, y pensar qué necesidades no resueltas existen y cómo ofrecer soluciones que agreguen valor al usuario final", apunta.

Ensamblando los nuevos autos eléctricos de Tesla

En Chile, el ingeniero Jaime Andaluz se había especializado en la industria minera. Trabajaba en Collahuasi, en el área de comercialización, pero quería incursionar más en el sector tecnológico. Así, en mayo de 2012 se fue a la Universidad de Duke a estudiar un máster en Engineering Management, lo que le permitía tomar ramos de ingeniería y de negocios.

Y fue en agosto del año pasado cuando llegó a Tesla Motors, la conocida empresa fundada por Elon Musk que diseña y fabrica autos eléctricos de lujo. En ese lugar, Andaluz trabaja en el área de cadena de suministros, coordinando todas las partes que vienen desde afuera para la fabricación de los autos. "Nuestro objetivo es bajar costos y mantener la cadena funcionando y como la empresa está creciendo tanto hay bastante presión para aumentar y mejorar los procesos productivos", cuenta.

Una de las mayores diferencias entre el trabajo en Chile y el que realiza en Tesla es que en la compañía no hay oficinas, sino que todos trabajan en un espacio abierto que permite, por ejemplo, tener contacto directo con los jefes. "En Tesla la gente es joven, es una empresa que está creciendo y las ganas de hacer cambios acá son muy grandes", dice.

Proponen una red de microrreservas para salvar al picaflor de Arica‏

Unión de Ornitólogos de Chile:
Proponen una red de microrreservas para salvar al picaflor de Arica

Restaurar la flora nativa en microparcelas de Arica-Parinacota ayudaría a rescatar de la extinción al ave más pequeña del país.  

por Paula Leighton 
Diario El Mercurio, lunes 24 de noviembre de 2014
http://diario.elmercurio.com/2014/11/24/ciencia_y_tecnologia/ciencia_y_tecnologia/noticias/06EBD97D-48FD-445A-9B73-BEC6A4E8FD26.htm?id={06EBD97D-48FD-445A-9B73-BEC6A4E8FD26}

El ave chilena más pequeña es también una de las más amenazadas. El picaflor de Arica ( Eulidia yarrellii ), ave símbolo de esa ciudad, podría extinguirse dentro de cinco a 10 años si no se toman acciones para protegerlo.

"Textos de hace 50 años lo describían como una especie abundante en Arica, sus alrededores y el sur de Perú. Hoy ya no existe en Perú y estimamos que quedan solo 500 ejemplares, repartidos entre los valles de Azapa, de Vítor-Chaca-Codpa y de Camarones", alerta Juan Aguirre, biólogo y director de la Unión de Ornitólogos de Chile. Esta ONG ha tomado a su cargo la misión de recuperar a esta diminuta especie, que del pico a la cola mide entre 7 y 9 cm y pesa solo 2,5 a 3 gramos.

Aguirre expuso la situación de esta ave en el XII Seminario de Flora y Fauna Nativa, organizado la semana pasada por la Corporación Chilena de la Madera (Corma), en Concepción.

Corredores biológicos

El aumento de la producción agrícola no solo ha reducido el ecosistema en que el picaflor estaba habituado a vivir. También trajo consigo el uso de pesticidas y plaguicidas, que aumentan su vulnerabilidad. A ella se sumó la entrada del picaflor de Cora ( Thaumastura cora ), especie proveniente de Perú que compite por el espacio y los recursos.
"Revertir la situación no es fácil y debiera ser un compromiso a nivel nacional, partiendo por las autoridades", dice Aguirre.

La agrupación que dirige propone rescatar a la especie estableciendo una red de entre 50 y 80 microrreservas distribuidas entre los valles donde habita.

"Serían áreas de 5 a 10 hectáreas donde se conserve o restaure la vegetación nativa, para así conformar corredores biológicos que favorezcan su nidificación y por donde puedan moverse e intercambiar genes", explica.

Los ornitólogos también abogan por bajar la carga de pesticidas y químicos en el ambiente.
Las flores del chañar, la chilca, el algarrobo, el tamarugo, la lantana y la alfalfa son algunas de sus favoritas.

En la Estación Biológica de Chaca, y con escasos recursos financieros y humanos, ensayan cómo restaurar algunas de estas especies, para el momento en que cuentan con microrreservas.
"Necesitamos que gente de la zona se sume al trabajo. Ojalá estudiantes de la Universidad de Tarapacá se incentiven a hacer sus tesis en este picaflor", dice Aguirre.

Rescatar al símbolo de Arica, concluye, es una tarea urgente, que requiere el esfuerzo de toda la comunidad.

Retroceso de glaciares en torno a la cordillera Darwin y la zona de Tierra del Fuego en los últimos diez mil años‏

Durante los últimos diez mil años:
Buscan recrear el retroceso de los glaciares en isla Tierra del Fuego

Expedición con investigadores de la Universidad de Magallanes, Universidad Católica y del Instituto de Ecología y Biodiversidad se concentrará en el lado este de la cordillera Darwin.  
por Rolando Martínez Vergara
Diario El Mercurio, lunes 24 de noviembre de 2014

"Es un laboratorio natural bien impresionante y único. Es un sector muy privilegiado", describe el geógrafo del Instituto de Geografía de la Universidad Católica Esteban Sagredo, al referirse al área de la cordillera Darwin, en la isla Tierra del Fuego. Desde allí partió el miércoles una nueva expedición de ciencia que busca reconstruir el pasado climático a partir del retroceso de los glaciares en los últimos diez mil años.

La campaña, que se extiende hasta fines de mes, reúne a nueve investigadores que trabajarán en la zona divididos en grupos de tres. Ellos pertenecen a la Universidad de Magallanes, la Universidad Católica y el Instituto de Ecología y Biodiversidad.

Los investigadores viajaron en la lancha "María Paz II" y armarán un campamento base cerca de la costa, aunque los desplazamientos en busca de muestras fluctuarán en distancias entre 8 y 10 kilómetros al interior de la isla.

Juan Carlos Aravena, doctor en ciencias biológicas de la Universidad de Magallanes, explica que este proyecto es de cuatro años y ya completan el segundo año de trabajo con esta cuarta ida a terreno a isla Tierra del Fuego.

"Para esta campaña tenemos tres objetivos: uno se relaciona con estudiar el ciclo de nutrientes de esa zona; el segundo es poder fechar las variaciones de los glaciares, y el tercero es reconstruir el clima a partir del análisis de los anillos de árboles", precisa.

Para Esteban Sagredo el avanzar en los estudios es como intentar armar un puzzle, donde hay muchas piezas que falta encontrar. "Queremos tratar de entender dónde estuvieron los glaciares en el pasado y cuándo estuvieron en una posición más avanzada. Para eso andamos en busca de rocas que se ubican arriba de los depósitos de los glaciares, para poder aclarar nuestras preguntas", señala.

Consultado sobre si los glaciares pudieron estar más adentro del estrecho de Magallanes, explica que parece estar claro que hace 20 mil años los glaciares ocuparon gran parte del estrecho. Una de las preguntas que se plantean apunta a establecer en la cordillera Darwin cuánto se demoraron los glaciares en retroceder después de que terminó la última glaciación, hace unos 18 mil años.

"En el debate está saber si los glaciares retrocedieron en forma rápida hasta la cordillera Darwin; algunos grupos proponen que los glaciares retrocedieron y se quedaron estabilizados en el sector de la isla Dawson", afirma.

El tema es disipar la duda de si los glaciares retrocedieron rápidamente o el proceso se realizó de manera escalonada o pausada.

Hallazgos

Juan Carlos Aravena recuerda que en las idas anteriores tuvieron la fortuna de hallar un material antiguo enterrado bajo una morrena y eso ya dio señales de edades en torno a los mil años, acorde a la variación del glaciar. El material más antiguo tenía dos mil años, pero seguramente fue arrastrado por el glaciar.

"Con los anillos de árboles vivos podemos reconstruir el clima en los últimos 300 años para esa zona", dice.

En las primeras dos visitas a la cordillera Darwin, los investigadores trabajaron al oeste en las inmediaciones del monte Sarmiento. Ahora es la segunda vez que trabajarán en el lado este de la cordillera, en el fiordo Parry.

Esa zona es de alta pluviometría, pero suponen que el lado este debiera ser menos lluvioso que el sector del monte Sarmiento.

Para Cecilia Pérez, bióloga del Instituto de Ecología y Biodiversidad, su visita a la zona de la cordillera Darwin es seguir en el estudio cómo se desarrolla el suelo luego de una perturbación catastrófica, como es el retiro de un glaciar que deja el suelo totalmente agotado de todo tipo de nutrientes para las plantas de materia orgánica.

"Al retroceder el glaciar, va dejando desechos de roca y grava. El suelo queda desnudo. La pregunta es cómo se recupera todo eso, en qué lapso de tiempo es capaz de recuperarse ese suelo", expresa la investigadora

Energía undimotriz‏

Competirá con la eólica y solar:
El poder de las olas puede ser una nueva fuente de energía renovable para Chile

Una empresa finlandesa busca socios para instalar una planta en nuestro país, mientras que otro grupo local tiene su propio proyecto en la zona de Concón.  

por Richard García 

Diario El Mercurio, lunes 24 de noviembre de 2014
http://diario.elmercurio.com/2014/11/24/ciencia_y_tecnologia/ciencia_y_tecnologia/noticias/B8ABC502-4DC5-4395-A42B-D9A1944D5D29.htm?id={B8ABC502-4DC5-4395-A42B-D9A1944D5D29}

A la hora de buscar fuentes de energía alternativas a las convencionales, el viento y el sol han surgido como las principales opciones, pero hay una tercera a la que recién se le está prestando atención: las olas del mar.

Actualmente hay diversos proyectos experimentales que buscan demostrar que ellas podrían ser una atractiva fuente energética, lo que ha sido denominado como energía undimotriz.

Uno de los más avanzados es la tecnología WaveRoller, de la compañía finlandesa Aw Energy, que ya tiene en marcha un proyecto experimental en Portugal, a unos 800 metros de la costa.

El dispositivo consiste en un panel oscilante que con la ayuda de un sistema de bombas hidráulicas convierte la energía de las olas en electricidad.

"Operarán en áreas cerca de la costa a profundidades entre los 8 y 15 metros. El vaivén de las aguas producido por las olas pone el panel en movimiento. Y como se encuentra anclado al fondo marino tiene un bajo impacto visual", destaca Erkki Kasanen, business manager de Aw Energy, quien presentó el proyecto en Chile durante el reciente seminario Soluciones Nórdicas en Eficiencia Energética y Energías Renovables, organizado por las embajadas escandinavas.

La idea de los paneles le surgió al buzo profesional finés Rauno Koivusaari, mientras exploraba un barco hundido. En ese momento le llamó la atención una pieza metálica de forma rectangular que se movía hacia adelante y luego hacia atrás, armónicamente, impulsada por las olas del mar. Se le ocurrió entonces si esta tecnología podría aplicarse para la producción de energía y tras varios diseños se llegó al WaveRoller.

Un dispositivo mejorado, óptimo para la explotación comercial, podría estar listo en un año más, adelanta.

Y no son los únicos preocupados del tema. "Hay varias compañías como la nuestra, que están en condiciones de comenzar sus operaciones comerciales muy pronto -asegura Kasanen-. Hay grupos en Europa, Estados Unidos y Australia trabajando en el tema".

En Aw Energy ya están buscando el potencial de generación en otras regiones como Chile, destacando que hay varios puntos en la costa, entre Iquique y Valdivia, donde podrían instalar su tecnología. "Ustedes tienen el recurso y la necesidad", precisa. Actualmente exploran la posibilidad de formar un consorcio con otras empresas chilenas de generación.

En paralelo, un equipo nacional liderado por el ingeniero de ejecución informática Eduardo Egaña está trabajando en tecnología propia para aprovechar la energía undimotriz.

Su dispositivo, bautizado como Wilefko, también contempla un sistema de paletas, pero a diferencia del proyecto finlandés, son de tipo cóncavo y se instalan prácticamente en la línea costera. "Vamos en la zona de rompiente por lo que el costo de instalación es bajo, ya que no necesitamos barcos especializados", cuenta Egaña.

La venganza de los átomos: Oportunidades y amenazas de la nanotecnología

Alfonso Gómez

Diario El Mercurio, Lunes 24 de noviembre de 2014


 "El crecimiento explosivo de las puntocom no hizo sino consagrar el protagonismo y relevancia de los bits sobre los átomos. Todo ello, hasta la irrupción de la nanotecnología en la actualidad (...) que hace referencia a la capacidad de manipular materia a escala atómica..."


En 1995, Nicholas Negroponte, fundador del Media Lab en MIT, publicó su best seller "Being digital" en el que presentaba a un público no tecnológico, el impacto que tendría transitar desde una sociedad analógica hacia otra dominada por lo digital. Negroponte predijo el triunfo de los bits sobre los átomos, de lo virtual sobre lo material. Su visión se apoyaba en capacidades propias del mundo de unos y ceros como ser global, conectar en red, descentralizar y sacar de la marginalidad a millones de ciudadanos.

Veinte años más tarde, estas predicciones son tan reales y tangibles que cuesta imaginar la vida antes de los bits; olvidar el celular genera angustia, nos resulta intolerable hacer cola en un banco y nada escapa al ojo de big brother Google. El crecimiento explosivo de las puntocom no hizo sino consagrar el protagonismo y relevancia de los bits sobre los átomos. Todo ello hasta la irrupción de la nanotecnología en la actualidad.

El término nanotecnología hace referencia a la capacidad de manipular materia a escala atómica. Es un mundo multidisciplinario, al que concurren la química, la física, la biología molecular y la propia computación. Esta capacidad de ordenar materia a escala de millonésimas de milímetros hará viable el desarrollo de innovaciones que afectarán radicalmente a la sociedad toda. Un exponente de este poder disruptivo es el grafeno, un compuesto de carbono con características físicas tales, que muchos lo señalan como el asesino de nuestro cobre, en un proceso comparable con el que hundió al salitre a principios del siglo XX.

La nueva capacidad de construir estructuras del espesor de un átomo hace que los mismos elementos que hemos extraído de la tierra desde tiempos inmemoriales adquieran propiedades que permiten aplicaciones insospechadas. Sustancias opacas se tornan transparentes, sólidos como el oro se licuan a temperatura ambiente, materiales inertes se comportan como catalizadores. Cuando estos hechos sorprendentes se integran con los descubrimientos que provienen de la biología, el mundo que se configura es derechamente alucinante.

En Estados Unidos y China surgen viralmente los emprendimientos que apuestan a la nanotecnología en ámbitos tan diversos como salud, medio ambiente, transporte de energía y chips electrónicos. Los átomos están de vuelta en gloria y majestad, aunque -siendo estrictos- vuelven de la mano de la revolución digital. Parafraseando a Parra, los bits y los átomos unidos, jamás serán vencidos.

La fundación Copec-UC acaba de realizar un importante seminario sobre nanotecnología, que permitió ilustrar tanto el potencial como la amenaza que la nanotecnología representa para Chile. Connotados expertos internacionales demostraron el vertiginoso ritmo al que avanzan las aplicaciones prácticas de lo inmensamente pequeño.

Chile necesita movilizarse con decisión y urgencia si no queremos exportar cobre a 3 dólares la libra para recomprarlo cien veces más caro en forma de algún compuesto nanotecnológico. El mundo repotenciado de los átomos configura una escena a la vez amenazante y promisoria para un país como el nuestro, tan dependiente de la exportación de commodities .

El que prevalezcan las oportunidades por sobre las amenazas en este escenario dependerá fundamentalmente de nuestra capacidad para coordinar universidades, sector privado y Gobierno en la formulación de políticas y proyectos que nos permitan innovar y emprender en este mundo inexplorado.

Silicon Valley seguirá floreciendo, pero no está decidido todavía dónde se fundará Grafeno Valley. ¿Por qué no aspirar a que Chile sea un actor relevante en el próximo best seller : "El regreso de los átomos"?

Alfonso Gómez
Presidente ejecutivo del Centro de Innovación UC/Copec

Incordios, aversiones y vacíos...‏

HÉCTOR SOTO, Michelle Bachelet

La aversión del acuerdo


Es difícil que en las actuales circunstancias el gobierno pueda avanzar en dirección a acuerdos transversales con la oposición. Este es un gobierno que ni siquiera ha logrado ponerse de acuerdo internamente.
En la corta experiencia que lleva, tantos sus prácticas como sus maneras de trabajar acusan dos grandes déficits. Y no es casualidad que los dos obedezcan a una suerte de compulsión traumática.

El primer déficit es de orden político: este es un gobierno que no gasta el menor esfuerzo en generar consensos. La cosa va más allá: hasta la propia palabra genera rechazo, sospecha y escozor. Los ideólogos autoflagelantes la desacreditaron tanto que hoy huele a componenda”.

Esto significa que la actual administración confía a ciegas en la ventaja que le dan sus holguras parlamentariasLo que el equipo político parece no saber es que esas holguras son relativas, puesto que no es cierto que todo el oficialismo parlamentario esté condicionado para levantar la mano cada vez que La Moneda toque el pito. Ya vimos lo que ocurrió con la reforma tributaria. Todo parece indicar que respecto de la reforma educacional ocurrirá otro tanto, lo cual eventualmente puede hablar bien de la muñeca del Senado pero muy mal del equipo político del gobierno y de los ministros llamados a articular bases de apoyo para sus proyectos.
El otro gran vacío es de orden técnico. Hay consenso en la cátedra en que ha faltado visión de Estado, sintonía fina y rigor en los proyectos.
Mientras la autoridad decía que en ningún caso la clase media iba a ser afectada, en Hacienda nadie reparó que el proyecto de reforma tributaria presentado a la Cámara de Diputados iba a tirar a la lona a la pequeña y mediana empresa. La reforma de los tres No (al lucro, a la selección y al copago) se fraguó entre cuatro paredes y se mandó al Congreso sin un solo estudio que al menos evaluara en principio el efecto que sus disposiciones podían tener tanto en el sector municipal como en el particular subvencionado. Lo que se está discutiendo, por lo mismo, se está discutiendo con los ojos vendados.


La impresión que dejan estas temeridades es que el gobierno privilegia la rapidez por encima de la calidad y prefiere una mala reforma ahora que una buena en el mediano plazo”.

Se trata de una preferencia que es torpe aunque esto, para el sector más izquierdista de la Nueva Mayoría, tiene su épica. La tiene porque deja en claro que las retroexcavadoras están funcionando a toda máquina y que este gobierno no transa. Eso tranquiliza a muchos. Perfecto. Pero por eso el país está como está. Nadie todavía puede dar crédito a que una economía que había alcanzado una velocidad crucero de 5% de crecimiento anual haya caído a menos de la mitad de esa cifra y cuesta entender cómo después de cuatro años la fiesta del consumo esté terminando y lo que fue una sostenida expansión de la demanda interna se haya convertido ahora en contracción.
Aunque hay versiones que dicen que el gobierno está interesado en comenzar a poner paños fríos en las reformas, la verdad es que nada hay en los datos objetivos que sea parecido a eso. Las reformas siguen haciendo cola y la práctica de diferirlas por tres, por seis meses o por un año, lejos de despejar las incertidumbres, más bien las multiplica. Debe ser eso, piensa la gente común, lo que quiere La Moneda.

La Presidenta está convencida de estar dando una batalla que es de largo plazo y parece estar dispuesta a perder capital político por un tiempo con tal que quebrarle el pescuezo al neoliberalismo salvaje que venía haciendo de las suyas en Chile”.


Las incógnitas
No está en absoluto claro en qué va a terminar todo esto. De partida el efecto de las reformas se va sentir mucho después de terminado el actual gobierno, cuando Chile siga pegado al grupo de naciones que puede mirar pero no tocar la tierra prometida del desarrollo. Ese camino ya se truncó y el horizonte hoy es distinto. Ni siquiera hay que dar por sentado que el gobierno siga fracasando políticamente. La emoción política chilena es más errática de lo que podría apostar la racionalidad y por mucho que esté cambiando la dirección del viento en la escena política, nada todavía hace posible inferir que la derecha pueda rearmarse pronto.
Hay además otra variable que es importante y que el gobierno se encargó de recordar esta semana, cuando volvió a modificar el Mepco para adelantar la rebaja del precio de los combustibles. Es la variable de la expansión del gasto público que la Presidenta Bachelet utilizó con abierta intensidad y no poco sentido populista en su primera administración y a la cual está volviendo a apelar ahora, incluso más allá de los nuevos ingresos previstos por la reforma tributaria. En la medida en que esta llave continúe abierta, el gobierno siempre va a tener un cierto margen de maniobra para comprar descontento y hacer trabajo de contención.
Las diferencias
Lo único que es distinto esta vez en relación al mandato anterior es lo que pueda ocurrir con la economía. En su primera administración, justo cuando estaba promediando su mandato y las encuestas le eran más bien adversas, Bachelet se topó con la crisis económica subprime y lo que hizo su ministro Andrés Velasco fue implementar una política fiscal contracíclica que, aparte de generar confianza entre los agentes económicos, le dio excelentes resultados en las encuestas. Ahora no hay ninguna crisis externa. La crisis esta vez es de confianza y es interna. La economía se frenó y vamos a ver qué tan sensible pueda ser a los incentivos del gasto fiscal, los subsidios y los bonos.
Si logra remontar, el gobierno logrará salir con la suya. Si no, le faltarán días a la Presidenta para arrepentirse del incordio en se metió el día que aceptó repostularse para un segundo mandato.