WELCOME BACK TO YOUR BLOG...!!!...AMAZING..‏.YOU ARE N°

Rafael Guilisasti: “El diálogo ha sido insuficiente y no creo que vaya a haber un acuerdo con el gobierno”‏

Rafael Guilisasti: “El diálogo ha sido insuficiente y no creo que vaya a haber un acuerdo con el gobierno”

Para el vicepresidente de Concha y Toro, la iniciativa -tal como está- contribuirá a un clima de mayor incertidumbre
  • Por Juan Pablo Palacios
    “Yo no digo que no haya que hacer reformas, se pueden hacer reformas donde haya contenidos también de los temas que nos importan a nosotros”.
    Rafael Guilisasti Gana, vicepresidente de Concha y Toro, hoy desempeña un rol clave en las conversaciones del empresariado con el Ministerio del Trabajo para buscar introducir temas de adaptabilidad en la reforma laboral.

    El ex presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) y actual titular de su comisión laboral descarta que haya un acuerdo con el gobierno a menos de dos semanas de que el proyecto ingrese al Congreso. También admite inquietud por la desaceleración y ve efectos negativos de la reforma tributaria en las empresas.

    - ¿Cómo ve el proceso de desaceleración: hay preocupación o ya ve algún punto de inflexión?
    - Optimista nadie puede estar. La palabra principal es preocupación porque vemos que los dos elementos que están marcando esta desaceleración económica siguen muy presentes: primero, hay un factor externo que se llama el fin del superciclo de los commodities; y el segundo elemento apunta a un aumento de las incertidumbres internas, que se notan en indicadores muy significativos, una caída muy fuerte de la inversión.
    Sin lugar a duda, que las empresas en estos últimos meses hemos estado revisando el nuevo escenario tributario, que es uno donde los incentivos para el ahorro de las empresas desaparecieron de manera muy significativa. Por lo tanto, la fuente de financiamiento de los nuevos proyectos tendrá que venir de endeudamiento. Con estos elementos, la evaluación de los proyectos va a ser más cautelosa.

    - ¿Con este panorama, es más rentable invertir en el exterior?
    - Hay que distinguir dos cosas, las empresas que estamos asentadas en Chile no podemos mirar hacia el exterior rápidamente, tenemos que ir calibrando mejor nuestros proyectos. Otra cosa es lo que ocurre con el mercado financiero, donde naturalmente los capitales se desplazan buscando tasas de retorno donde sean más satisfactorias.

    - Desde su experiencia cuando enfrentó la crisis subprime, ¿cómo se puede salir de este escenario de bajo crecimiento e incertidumbre?
    - Visto desde la experiencia del año 2009, aquí no hay balas de plata, no hay fórmulas únicas. Creo que mantener una buena política macro económica contracíclica es esencial. Lo segundo, es recomponer las confianzas y ahí el elemento clave es que producto del diálogo salgan ideas, proyectos, proposiciones, que a lo mejor no son las reformas que originalmente tenía planteado el gobierno. Cuando uno dialoga no sabe cuál es el resultado que va a salir. Me gustaría que hubiera una disposición muy profunda, porque no creo que haya otra manera, porque o si no se produce un diálogo entre sordos. El consenso nace de lograr acuerdos en torno a algo y he visto que eso se ha ido alejando más que acercando.

    - ¿Cree en la alianza-público privada o ve que le hace falta más carne?
    - La alianza público-privada se tiene que hacer en base a contenidos. Podemos tener acuerdos en innovación, en inversión, obviamente que la alianza público-privada presupone una inversión conjunta. Ahora, el sector privado tiene problemas con la inversión producto del sistema tributario, porque con el nuevo esquema las utilidades van a quedar en manos de los accionistas. Por lo tanto, la empresa va a tener que recurrir a otro tipo de financiamiento. Lo más sustancial es que el diálogo público privado tenga un contenido.

    - ¿De acuerdo a lo que ha conversado con el gobierno y los titulares que se conocen, ¿qué opinión tiene de la reforma laboral?
    - Tengo la impresión de que el diálogo no ha sido suficiente y no creo que vaya a haber un acuerdo con el gobierno en esta materia.

    - ¿Tiene observaciones respecto del corazón del proyecto: la titularidad sindical y el fin del reemplazo en huelga?
    - Lo primero que observo es que los contenidos de esta reforma no han puesto temas que nos preocupan desde nuestra agenda empresarial. No veo que haya disposición a incorporar sanciones respecto a las huelgas o paros ilegales o bloqueo al acceso de faenas en empresas o fábricas.
    Hemos insistido permanentemente que los temas a dialogar en la negociación sean los más amplios. Hemos propuesto fórmulas distintas para el
    reemplazo en caso de huelgas, también se ha introducido el piso de la negociación, pero ese piso puede tener rigideces que hagan que la misma negociación sea muy achicada, porque se va encadenando hacia futuro decisiones que tienen ver con cómo la empresa reacciona ante crisis.
    Probablemente, va a haber un proyecto que será más bien fruto del acuerdo entre el gobierno y la CUT.

    - Así como está el proyecto, ¿va a ser un factor de mayor incertidumbre para los privados?
    - Como presidente de la comisión laboral de la CPC, le puedo decir que hemos tenido diálogos con el gobierno, le hemos hecho llegar nuestros planteamientos y naturalmente que un proyecto así va a contribuir a este clima de incertidumbre. Yo no digo que no haya que hacer reformas, se pueden hacer reformas donde haya contenidos también de los temas que nos importan a nosotros. El tema de la huelga ilegal para nosotros es un elemento clave, hemos visto un crecimiento enorme en períodos críticos de faenas de huelgas que son ilegales y que entran en la teoría de huelgas toleradas. Si se quieren mejorar los mecanismos de la negociación colectiva, incorporemos tópicos que digan relación con cómo se responsabiliza y sanciona a quienes convocan a huelgas que están fuera del marco de nuestra normativa.

    - ¿El reemplazo en huelga debe mantenerse?
    - No quiero opinar sobre aspectos particulares, me parece que siempre todos estos cambios tienen que hacerse con balances, no se puede decir esto sí y esto no, hay que ver cómo queda el proyecto de manera global.

    - ¿Vio como una buena señal que el ministro de Hacienda haya planteado la gradualidad en la implementación de la reforma laboral?
    - Ese concepto me gustaría verlo aterrizado en el proyecto de ley, gradualidad puede ser sinónimo de moderación o de considerar otros aspectos, hasta ahora no lo entiendo.

    Imagen foto_00000010Concha y Toro inaugura centro de investigación vitivinícola

    Hacer investigación aplicada y desarrollar nuevas tecnologías en la vitivinicultura y enología es uno de los objetivos del Centro de Investigación e Innovación que Concha y Toro inauguró ayer en la región del Maule.

    -¿Qué representa y qué busca Concha y Toro con la instalación de este centro de innovación?
    - Refleja la etapa en la cual ha estado entrando Concha y Toro, una empresa líder a nivel mundial. Queremos que el crecimiento a futuro de nuestra empresa tenga un componente muy grande de innovación en todos los aspectos, innovación en productos, en prácticas, en adaptaciones de tecnologías que se han desarrollado en el exterior y ver sobre todo la adaptabilidad de clones y de vid a distintos suelos y hacerlo eso sobre una base científica, donde hay que experimentar mucho. Queremos que esta sea una práctica generalizada en la empresa, de tal manera que uno de los motores del crecimiento a futuro sea realmente incorporar la capacidad de innovación y otro de los motores de crecimiento es proyectar eso y poder transmitir y compartir muchos de los elementos que aquí hagamos con el resto de la industria.

    - ¿Hay un proceso mayor de expansión que estén pensando?
    - Este es el centro germinal y naturalmente que no estamos solos en el mundo, parte con alianzas con otros lugares y centros de conocimiento de Chile y el mundo, más nuestra alianza que tenemos con los viveristas franceses de Mercier. Acá hay un punto donde convergen muchas cosas y esperamos que de origen a muchas más.

    El proyecto
    La iniciativa implicó una inversión inicial de US$ 5 millones y su edificación modular de 1.500 m2 alberga un laboratorio con equipamiento de última generación, una bodega experimental y salas de degustación y extensión. El centro cuenta, además, con un equipo de investigadores de primer nivel, los que se enfocarán en temas de material genético, viticultura, procesos enológicos, diseño de producto y mercado.

Ante una eventualidad inaceptable


Señor Director:

El editorial de ayer ("Campaña de Bolivia") plantea, certeramente, que una eventual sentencia de la Corte Internacional de Justicia aceptando su jurisdicción ante la demanda de Bolivia sería "inaceptable".

Previendo esa eventualidad inaceptable, yo planteé hace algún tiempo que mejor era no aceptar el proceso mismo, ahorrándonos viajes, contramemoria, dúplica y abogados litigantes contratados. Tal opción no era arbitraria, pues estaba contemplada en el artículo 53 del Estatuto de la Corte. Pero, para algunos expertos, eso habría sido colocarnos en rebeldía o quedar sin defensa. Los más políticos dijeron que no teníamos la envergadura suficiente para tamaña aventura. Otros, los más divertidos, dijeron que era una simple locura de este servidor. Por cierto, nadie emitió un informe en Derecho sobre la materia.

No siempre los consejos de los abogados litigantes contratados coinciden con el interés político y a largo plazo de nuestro país.

José Rodríguez Elizondo

Two questions, man / Dos preguntas, chico‏

Yankee come home? / ¿Cuba Libre?

Un pesebre en La Moneda


El pesebre de La Moneda es una muestra de que la Presidenta Bachelet está propiciando esta laicidad inclusiva e integradora. Ha mantenido la capilla interreligiosa en el Palacio de Gobierno y ha asistido oficialmente a celebraciones religiosas como los Te Deum Católico y Evangélico y el Hanukkah judío.


La instalación de un pesebre en el Patio de los Cañones del Palacio de la Moneda ha suscitado comentarios críticos. Se alega que los recursos invertidos serían mayores que los del año pasado y que no se estarían respetando los deberes de un Estado laico.

Más allá del problema del gasto incurrido, que -según han explicado las autoridades- es sustancialmente menor si se considera que este pesebre está destinado a ser usado en los años venideros, la cuestión de fondo planteada es, una vez más, la valoración que debe hacerse en una sociedad democrática de las expresiones públicas de las religiones que profesan los ciudadanos.

Existen tres opciones al respecto: el confesionalismo, el laicismo y la laicidad. En el primero, el Estado se compromete con una sola religión mientras tolera los demás cultos. En el lado opuesto, el laicismo propicia que el Estado prescinda de lo religioso en el ámbito público y admita, como una especie de mal menor imposible de evitar, que las personas profesen sus creencias en el marco de lo privado y lo doméstico. Como podrá advertirse, los extremos se topan. Podría decirse que el Estado que asume el laicismo, paradójicamente, pasa a ser "confesional", desde que deja de ser neutral frente al fenómeno religioso e impone, como credo oficial, una doctrina que desprecia la religión y le niega relevancia en el espacio público.

Entre confesionalismo y laicismo aparece el concepto de "laicidad", que busca instaurar una relación de mutuo respeto y colaboración entre las instituciones públicas y las diversas tradiciones religiosas que coexisten en la sociedad. El Estado no debe ser hostil ni tampoco indiferente, ha de reconocer y valorar el aporte que las comunidades religiosas pueden hacer a la riqueza de visiones y experiencias que se expresan en el tejido social.

El pesebre de La Moneda es una muestra de que la Presidenta Bachelet está propiciando esta laicidad inclusiva e integradora. Ha mantenido la capilla interreligiosa en el Palacio de Gobierno y ha asistido oficialmente a celebraciones religiosas como los Te Deum Católico y Evangélico y el Hanukkah judío.

Hay que alegrarse por ello. Pensemos en los resultados absurdos a los que se llegaría si se siguieran las voces de quienes se escandalizan al ver las figuras de Belén en el patio de La Moneda. Habría que suprimir también todos los pesebres que instalan muchas de las municipalidades del país. Y no solo los pesebres, sino los tradicionales árboles de Navidad, que son símbolos de la alegría por el nacimiento de Cristo. El hermoso árbol que Carolina Tohá, alcaldesa de Santiago, ha instalado en la Plaza de Armas, y que se compone de 1.600 muñecos y muñecas elaborados por niños de la comuna, tendría que ser derribado. Siguiendo la misma lógica, debería continuarse con los "viejos pascueros", el "cola de mono" y, ¿por qué no?, con los aguinaldos de Navidad de que gozan por ley los funcionarios públicos y los pensionados.

Aplicar un laicismo que suponga negar todo rasgo de cristianismo en una sociedad como la chilena implicaría diluir su identidad y amagar los valores que han conformado toda nuestra cultura. Bien puede aplicarse a nuestro país lo que el Papa Francisco señaló en su reciente discurso ante el Parlamento Europeo: "Considero fundamental no solo el patrimonio que el cristianismo ha dejado en el pasado para la formación cultural del continente, sino, sobre todo, la contribución que pretende dar hoy y en el futuro para su crecimiento. Dicha contribución no constituye un peligro para la laicidad de los Estados... sino que es un enriquecimiento. Nos lo indican los ideales que la han formado desde el principio, como son: la paz, la subsidiariedad, la solidaridad recíproca y un humanismo centrado sobre el respeto de la dignidad de la persona".

Son los valores a los que apunta la celebración de la Navidad, y que se plasman en estos días en el pesebre de La Moneda.

Perspectivas y posibilidades de acceso global a internet‏

BJORN LOMBORG, 
computador

Acceso a Internet, una inversión esencial


¿Dónde debería enfocar su atención la comunidad mundial en los próximos quince años? Salud, nutrición y educación pueden parecer prioridades fundamentales obvias, pero sorprendentemente también hay una buena razón para considerar el acceso a la banda ancha. Triplicar el acceso móvil a Internet en los próximos 15 años podría hacer que el mundo en desarrollo sea 22 billones de dólares más ricos. En Chile, donde el 36% de la población se sumó a la banda ancha móvil en 2013, podría significar un beneficio adicional de 46 mil millones dólares.
Y esa mejora en la vida y en el potencial de ingresos de las personas pobres podría ayudar indirectamente con los otros desafíos; las personas más prósperas tienden a ser más saludables, a tener mejor alimentación y mejor educación.
Esta discusión es importante, porque los 193 gobiernos nacionales del mundo se reunirán en la ONU en septiembre de 2015 para ultimar una lista de objetivos que el mundo debe cumplir hacia 2030. Mi grupo de reflexión, el Copenhagen Consensus, les ha pedido a 60 equipos de economistas, entre ellos varios premios Nobel, que investiguen cuáles son los objetivos que aportarían el mayor beneficio por cada dólar gastado,para ayudar a esta reunión a tomar las mejores decisiones.
El Profesor Emmanuelle Auriol y Alexia Lee González Fanfalone, de la Escuela de Economía de Toulouse, sugieren en un nuevo análisis, que la banda ancha podría ser una de las mejores inversiones para el futuro.
Claramente, la rápida expansión de servicios de banda ancha ha transformado las vidas de las personas en el mundo industrializado, y hay muchas razones para esperar que los países en desarrollo puedan beneficiarse al menos en la misma medida. El acceso a la información del mercado puede garantizar que los agricultores conozcan el precio de mercado para sus cultivos excedentes y no ser engañados por comerciantes sin escrúpulos, y que los pescadores puedan desembarcar la pesca en el puerto ofreciendo el mejor precio. Los modelos económicos proyectan que triplicar la cobertura de banda ancha móvil en el mundo en desarrollo, podría sumar hasta $400 mil millones al PBI mundial y crear más de 10 millones de empleos directos.
Un estudio del Banco Mundial mostró que un 10% de aumento en la penetración de la banda ancha, aumentó el crecimiento del PBI en un 1,4% en países de ingresos bajos y medianos. Esto es importante porque todavía persiste la brecha digital entre las regiones desarrolladas y en desarrollo del mundo, y cerrar esa brecha podría dar un gran impulso al desarrollo. Por ejemplo, mientras que la banda ancha móvil es utilizada por más del 83% de las personas en el mundo industrializado, la penetración es sólo del 21% en los países en desarrollo.  
Mientras que los gobiernos en Europa y en otros lugares siguen invirtiendo en una banda ancha más rápida y mejor, los mayores beneficios se obtendrán de ofrecer conexión de Internet a la gente que aún no la tiene, la mayoría de los cuales viven en países en desarrollo y emergentes. Aquí, el mundo en desarrollo puede saltar un paso respecto de los países industrializados, evitar los cables de fibra óptica caros en lo que se llama la “última milla”, o acceder a parte de ella e ir directamente a la banda ancha móvil.
El uso del teléfono móvil ya se está extendiendo rápidamente en los países en desarrollo, evitando la necesidad de una infraestructura fija de estilo antiguo, y los servicios de datos pueden utilizar el mismo sistema. En China, tres cuartas partes de los usuarios de Internet ya acceden a ella a través de los teléfonos móviles, y en Etiopía y Uganda cuatro de cada cinco utilizan Internet móvil.
El estudio muestra que aumentar la banda ancha móvil alrededor de tres veces en regiones en desarrollo – de 21 a 60% – tendrá un costo significativo (alrededor de $1,3 billones). Esto es simplemente el costo de la infraestructura adicional necesaria para enganchar unas tres mil millones más de conexiones a internet. Sin embargo, también se incrementará el crecimiento del PIB. En 2020, los beneficios serían casi medio billón anual, y éstos aumentarían aún más hacia 2030. En las próximas décadas el beneficio total alcanzaría unos $22 billones. Por cada dólar gastado en la banda ancha móvil, los académicos estiman un beneficio de $17 dólares. La inversión en banda ancha móvil para el mundo en desarrollo parece ser una jugada muy inteligente.
Si se alcanzara la meta del 60% de banda ancha en 2030, eso haría a cada persona en el mundo casi $11.000 dólares más rica en promedio.
La banda ancha es una tecnología favorecedora tan importante que es difícil estimar el impacto total sobre la economía, que varía según las circunstancias locales. Lo que el estudio muestra, sin embargo, es que extender el acceso a Internet es dinero bien gastado. Se crean trabajos directamente en la organización que proporciona la red, e indirectamente en la cadena de suministro. Una vez en su lugar, la banda ancha ayuda a crear más puestos de trabajo en la economía en general. Las empresas se vuelven más eficientes e innovadoras.Todos estos factores aumentan la tasa de crecimiento económico y, por lo tanto, presentan un argumento fuerte para que los gobiernos incluyan el acceso a la banda ancha en la siguiente serie de objetivos mundiales. ​

¿amor de pobre?

MAURICIO MORALES, 


Michelle Bachelet enade

Bachelet y su aprobación presidencial: 


Una de las principales noticias que entregó la última encuesta CEP fue el significativo declive de la aprobación presidencial. Adicionalmente, la misma encuesta mostró que mujeres y hombres aprobaban a Bachelet casi en idéntica proporción. Visto así, la solidaridad de género se esfumó. Desde la elección de 2005 que Bachelet venía obteniendo más apoyo en mujeres que en hombres, y especialmente en las mujeres de estratos bajos. Al finalizar su mandato, y producto de la exitosa reforma al sistema de pensiones, ese apoyo explotó en las mujeres pobres y más añosas.
La caída en el apoyo presidencial también estuvo determinada por el nivel socioeconómico de las personas. Mientras los ricos aprueban a Bachelet en un 24,6% (aunque con pocos casos) y los medios en un 33,4%, los de estrato bajo lo hacen en un 47%. ¿Qué cambios hubo respecto a la medición de julio?, ¿dónde cayó más fuertemente la Presidenta? Naturalmente, en los estratos altos el descenso es menos visible. Ahí existe un rechazo estructural a la mandataria. En los segmentos medios el descenso fue de más de 12 puntos, mientras que en los sectores bajos la caída fue de 9,8 puntos. El gran problema para Bachelet es que parte importante de este descenso se produce en las mujeres de los estratos pobres. Si en julio de 2014 los hombres pobres apoyaban a Bachelet en un 53%, en noviembre ese apoyo quedó casi sin variación en 50,2%. En el grupo de mujeres pobres, en cambio, el derrumbe es evidente. En julio el apoyo a Bachelet alcanzó un 59,9%, mientras que en noviembre fue de 43,9%. Es decir, 16 puntos menos.  Resta señalar que al comparar hombres y mujeres en los otros estratos, las diferencias no son estadísticamente significativas. Por tanto, algo sucede en el grupo de mujeres pobres. Hay molestia y distancia con la Presidenta.
¿Qué características tienen estas mujeres? En primer lugar, sólo un tercio de ellas se identifica ideológicamente. El grado de desafección es muy superior al resto de la población. En segundo lugar, cerca del 60% tiene sobre 40 años. En tercer lugar, menos de un tercio declara estar trabajando, contra el 49,3% de las mujeres de estrato medio y el 55,6% del estrato alto. En cuarto lugar, el 80% de estas mujeres no lee sobre política en los diarios, casi la mitad tampoco se informa de política en televisión y los dos tercios no se informan de política por la radio. Todos estos valores son significativamente superiores a hombres del mismo estrato y a mujeres de niveles altos y medios. En cuanto a sus predisposiciones, son menos optimistas respecto al nivel de ingreso y situación laboral que tendrán sus hijos, tanto al compararlas con mujeres de estrato medio, como con hombres de estrato bajo. Creen mayoritariamente que la principal razón de por qué una persona es pobre corresponde a la flojera y la falta de iniciativa, y no a la falta de educación, que es la alternativa más valorada en los segmentos más altos e incluso en los hombres de estrato bajo.
¿Qué sucede con estas mujeres? Probablemente sea el grupo que con más fuerza está viviendo la desaceleración económica, el aumento en el precio de los alimentos y la falta de empleo. Son mujeres que se enfrentan día a día a cuadrar la caja de la economía del hogar. Al igual que el resto de la población, prefieren que se abran nuevas oportunidades a que el Estado se dedique a dar bonos para superar la pobreza. Son mujeres que premian la iniciativa, el esfuerzo individual y ser responsables en el trabajo. Ahí está el motor del progreso. Todo indica que, más que beneficios estatales, lo que buscan estas mujeres son oportunidades laborales no sólo para ellas mismas, sino que para sus parejas e hijos. Perciben a la educación como parte de ese motor de progreso, pero no es lo más relevante para ellas, a diferencia de que lo sucede con las mujeres de los otros estratos e incluso de los hombres de segmento bajo.Probablemente debido a su edad, a este grupo de mujeres no les hizo mucho sentido el anuncio presidencial de eliminar al embarazo como preexistencia para las isapres. Además, la mayoría de estas mujeres seguramente está en Fonasa.
Se podría pensar que esta distancia de las mujeres pobres con la Presidenta disminuirá cuando la economía se reactive. Sin embargo, eso es simplificar en exceso el argumento. Dado que el gobierno sigue anclado en un debate de elite, será difícil que estas mujeres vuelvan a los brazos de Bachelet. Subrayo que son mujeres que creen en el esfuerzo individual. Por tanto, el gobierno puede promover una política de bonos sin necesariamente ser retribuido con apoyo ciudadano. La única forma de corregir esto es traduciendo las reformas institucionales en beneficios concretos para la gente. De no ser así, el “amor de pobre” simplemente dejará de existir. ​

El amigo Roberto nos hablarà de su experiencia de vida “Me caì y que” ¿?

Estimados/as,

Hoy   Jueves 18  de Diciembre  a las 19.30 seguiremos con las  reuniones tertulia,”con contenido”,es decir reuniones comida en que tendremos siempre un expositor ilustre representante en alguna área de actividad humana,la empresa,la ciencia,la academia,la tecnología,las humanidades,las letras,la música,el deporte ,el sacerdocio ,etc.

Tendremos en esta oportunidad al querido y destacado  amigo Roberto Fantuzzi Hernandez,empresario del sector industrial ,distinguido Old Georgian 61.

El amigo Roberto nos hablarà de su experiencia de vida “Me caì y que” ¿?

Roberto tiene gran trayectoria como líder empresarial con nominaciones 2007/2010/2012/2013

Presidente en ASEXMA durante muchos años.

Director Fundaciòn niño y patria

Director Fundaciòn nacional para la superación de la pobreza

Roberto también nos relatara algunos destacados aspectos de su interesante vida.

Lugar:Club de Polo,Escrivà de Balaguer 5501  a  las 19.30 hrs.

Costo: cada uno paga lo que pide mas un pequeño adicional para invitar al conferencista.

Favor confirmar a este correo si puedes  asistir con el objeto de preparar  la mesa y comedor adecuados,


Atte.

Comité organizador
09-8861115

Reforma al sistema escolar: un proyecto equivocado


El gobierno, basado más en argumentos ideológicos que empíricos, quiere sacar adelante una reforma basada en un diagnóstico equivocado que carece de una evaluación rigurosa sobre sus posibles impactos...‏

PAZ ARZOLA, 

Escuela Colico Sur de Curanilahue

A fines de los años 50, en medio de una serie de fracasadas reformas, el ex líder chino Mao Tse-Tung estableció que los gorriones debían ser exterminados, pues los consideró dañinos para el desarrollo de las cosechas. Después de llevarse a cabo una matanza masiva, la escasez de gorriones trajo como consecuencia una proliferación de insectos, que –ahora sí- provocó una plaga que destruyó las cosechas y que contribuyó con la llegada de un período de miseria en el que se calcula murieron más de 30 millones de personas.
La exterminación de gorriones da cuenta de cómo una medida radical que se tomó de forma liviana, sin un diagnóstico riguroso ni estudios que anticiparan sus posibles impactos, terminó con consecuencias lamentables.
Hoy en Chile enfrentamos una situación comparable en materia educacional. El gobierno, basado más en argumentos ideológicos que empíricos, quiere sacar adelante una reforma que, tal como en el caso de los gorriones, se basa en un diagnóstico equivocado y carece de una evaluación rigurosa sobre sus posibles impactos. La iniciativa, que esta semana se vota en general en la sala del Senado, no aborda los verdaderos aspectos que se necesitan discutir para mejorar la calidad de la educación y las oportunidades de las familias. No dice nada sobre los profesores o la necesidad de descentralizar las decisiones técnico-pedagógicas en las escuelas, ni tampoco hace alusión a los elementos que contribuyen a mejorar el clima escolar y los factores que inciden directamente en los aprendizajes de los alumnos. En cambio, toma las consignas de “gratuidad”, “fin al lucro” y “fin a la selección”, sin reparar en las consecuencias negativas que éstas podrían tener en la calidad y diversidad del sistema escolar.
Como país necesitamos atraer más recursos y mejores profesionales al sector educación. Sin embargo, la prohibición del lucro –es decir, de obtener ganancias a partir de esta actividad- desincentiva el aporte de nuevos actores que quieran colaborar en educación, en la medida que no podrán vivir de esto, y fija un techo que viene dado por los ya existentes. Del mismo modo, la restricción a los usos que podrá darse a los recursos (la definición de “fines educativos” en la ley) limita la introducción de mejoras en el proceso educativo, pues quienes intenten hacer algo distinto a lo que la ley impone, se estarán arriesgando a una sanción.
En lugar de mejorar la calidad y la diversidad de la provisión de educación, se terminará por uniformar y estancar el sistema, dejando en exclusivas manos del Mineduc -el mismo que hasta la semana pasada tenía más de mil colegios municipales en paro a lo largo del país- la posibilidad de llevar a cabo cualquier mejora.
En cuanto al financiamiento compartido, no existe evidencia rigurosa que demuestre que éste es negativo para el sistema escolar. En cambio, su eliminación como se propone en el proyecto significará un estancamiento en los recursos con que cuentan las escuelas. Cualquier aumento del gasto público en educación que se haga en los próximos años, sólo irá a cubrir parte del copago y, por lo tanto, no se traducirá en incrementos reales de recursos para las escuelas. En un sistema como el chileno, en que los recursos por alumno son todavía bastante bajos en relación a los mejores sistemas educativos del mundo, no podemos darnos ese “lujo”.
Y respecto al nuevo sistema de selección propuesto por el proyecto de ley, éste pasa por alto la diversidad de los alumnos, desechando la posibilidad de que cada niño reciba una educación distinta según sus necesidades y preferencias. Los colegios no podrán especializarse en la educación de alumnos que compartan ciertas características, ni desarrollar proyectos educativos que promuevan el desarrollo de habilidades específicas que requieran del compromiso de las familias o predisposición de los alumnos.
En cambio, el Mineduc será el encargado de ordenar a los postulantes y definir quiénes deban ser admitidos cuando no alcancen las vacantes para todos.
En el corto plazo, ya hay anuncios de colegios que cerrarán, pues no están en condiciones de cumplir con los nuevos requisitos referentes a la propiedad del inmueble y las restricciones al uso de la subvención, o que no están dispuestos a perder su proyecto educativo, que deberá ser sustituido paulatinamente por aquel que determine el Estado. Sin embargo, es probable que el grueso de los colegios no cierre, sino que busquen la forma de adaptarse a las nuevas reglas.
Así, lo más grave vendrá en el mediano y largo plazo: los establecimientos que sobrevivan dejarán de tener el espacio y motivación para la mejora. Nuestro sistema escolar, que ha sido reconocido por las evaluaciones internacionales (PISA, TIMSS y recientemente TERCE) como uno de los que más progresa no sólo dentro de la región, sino del mundo, se estancará. El gobierno, en lugar de retractarse y buscar un proyecto de consenso consistente con evidencia rigurosa, está empeñado en seguir adelante. Este proyecto está equivocado desde su origen, y si bien con la discusión en particular en el Senado se puede intentar disminuir sus perjuicios, lo cierto es que seguirá siendo un mal proyecto.​

Dios no selecciona



Señor Director:

El mes pasado participamos en un espacio de reflexión sobre la no selección en proyectos educativos católicos. En esa oportunidad nos reunimos cerca de cien ex alumnos y autoridades de colegios particulares pagados del sector oriente, varios de ellos conocidos como "colegios de elite", compartiendo el deseo de no seguir formando chilenos que se sientan extranjeros en su propio país.

Nos desafiaba la fe en el Señor Jesucristo "que no hace acepción de personas" y que nos llama al servicio del otro, sin excluirlo por su credo, sus necesidades educativas especiales, sus resultados académicos, su visión sobre la sexualidad o su situación socioeconómica. Además, nos reunía la convicción de que aprender del distinto es uno de los signos más creíbles de la fe en la trascendencia, y de que las habilidades para la inclusión son imprescindibles en vistas de un país que quiere ser la casa de todos, y no una acumulación de ghettos, miedos y prejuicios de clase. Ellos jamás conducen a una "educación de calidad".

"Dios No Selecciona" fue el lema del encuentro. Sabemos que el desarrollo de la capacidad de incluirnos unos a otros es parte esencial de nuestra identidad católica y que la Buena Noticia de Jesús o es universal o no es buena noticia al modo cristiano.

Tenemos la oportunidad de buscar que nuestros principios de amor al prójimo e igual valoración de la dignidad del otro se vivan en cada espacio de nuestra cultura y sociedad, en acciones concretas, y no solo en las palabras. Somos testigos de buenas experiencias de no selección en la red de colegios particulares subvencionados de Belén Educa y del mismo Arzobispado de Santiago o de inclusión en particulares pagados, como la Institución Teresiana, Calasanz o el Seminario Menor, donde se ha profundizado un proyecto educativo católico. La preocupación de algunos sostenedores respecto de la sostenibilidad de sus proyectos y los desafíos de cómo lograr una verdadera adhesión a los mismos en un contexto de no selección requieren ser acogidos, de modo de alcanzar soluciones que destaquen el principio humanizador de la no segregación en la cotidiana implementación del proyecto educativo.

Antes de hacerlo por obligación legal podemos intencionarlo por coherencia con nuestras convicciones, revisando las políticas de inclusión y selección de los colegios particulares pagados y de la misma experiencia de nuestros propios colegios subvencionados. Es un desafío que nos interpela como cristianos y un importante paso de credibilidad en los tiempos que corren, buscando con cosas concretas construir un país socialmente más cohesionado, fraterno y justo.

Juan Enrique Guarachi
Director ejecutivo Belén Educa

Pbro. Tomás Scherz
Vicario para la Educación del Arzobispado de Santiago

Pablo Walker SJ
Capellán del Hogar de Cristo

El enfermo crónico

Enfermedad crónica: Hospitales públicos carecen de un marco de incentivos que estimule la eficiencia, ya que lo que importa es la ejecución presupuestaria anual y no el logro alcanzado con esos recursos...‏



El último informe de la Subsecretaría de Redes Asistenciales destaca un aumento significativo en las listas de espera, con más de 1.8 millones de casos, de los cuales más de 1.6 millones esperan una consulta con un médico especialista y otros 226 mil pacientes para ser operados.
En medicina, se llama enfermedad crónica a las afecciones de larga duración y, por lo general, de progresión lenta. La enfermedad crónica que afecta a la salud pública tiene sus propios síntomas, tratamiento y evolución. Luego, cabe preguntarse, ¿cuáles son esos síntomas y posibles tratamientos?
Es importante recordar que las listas de espera son sólo uno de los problemas que afectan a la salud pública. Estas no sólo se reflejan en un déficit en la oferta y gestión del sector público, sino también en la incapacidad de administrar la demanda a través de la red asistencial.
A pesar de la implementación de diferentes iniciativas legales, aún se mantiene una importante inflexibilidad administrativa que proviene de la lógica de la administración pública, y que en su concepción no sirven para cumplir tareas propias de una empresa de servicios, como es el caso de los hospitales públicos.
Esta inflexibilidad se manifiesta en la gestión de los recursos humanos. Los hospitales públicos tienen sus plantas establecidas por ley, por lo cual resulta muy difícil adecuarla a los cambios en la demanda y a los nuevos estándares de atención. Asimismo, la rigidez en los sistemas de remuneraciones y la concepción de carrera funcionaria impide a un administrador hospitalario introducir con éxito iniciativas tendientes a mejorar calidad, incrementar productividad y disponer de los mejores recursos disponibles.
Aunque el sector hospitalario cuentacon un modelo de gerencia pública, las señales son equívocas, toda vez que la permanencia o ascenso de un directivo muchas veces obedece más a razones políticas que a un buen desempeño operacional. En este mismo sentido, existe una falta de autonomía y capacidad de gestión de los directores de hospitales para externalizar algunas funciones, o bien concesionar algunas áreas de servicio e inversiones de cada establecimiento.
Por otro lado, una de las principales dificultades para realizar una adecuada gestión financiera radica en la lógica de los presupuestos de ingreso y gasto de los hospitales públicos. Estos carecen de un marco de incentivos que estimule la eficiencia, ya que lo que importa es la ejecución presupuestaria anual y no el logro alcanzado con esos recursos. Lo anterior tiene un efecto sobre el nivel de endeudamiento de los hospitales. En este sentido, es importante avanzar en mecanismos de pagos asociados a la condición médica tratada, utilizando costos estándares. Este sistema, a diferencia del pago por prestación, o el presupuestario, incentiva la administración médica, induce a la contención de costos y genera la posibilidad de promover la competencia comparada entre hospitales aunque tengan poder monopólico en áreas geográficas determinadas.

La memoria de papel‏

Lanzamiento Un recorrido desde 1900 hasta hoy:
Grandes figuras de la literatura, la historia y el pensamiento que hablaron en "El Mercurio"

A partir del 17 de diciembre estará disponible el libro que recoge las entrevistas y artículos de escritores y humanistas de relieve internacional publicados en las páginas de este diario. Desde Rubén Darío a Winston Churchill, pasando por Pío Baroja, Thomas Mann, Sigmund Freud, Stephan Zweig, Gabriel García Márquez y Philip Roth. Presentamos a los lectores algunos fragmentos escogidos y las reflexiones de Jorge Edwards y David Gallagher en torno al nuevo volumen.  

Diario El Mercurio, Artes y Letras
Domingo 14 de diciembre de 2014
http://diario.elmercurio.com/2014/12/14/artes_y_letras/_portada/noticias/1ABB2B38-5A20-4E3F-87E5-1B1D912863B9.htm?id={1ABB2B38-5A20-4E3F-87E5-1B1D912863B9}
 

La memoria de papel
por Jorge Edwards

No sé cuántos años dura el papel impreso. Pasa del siglo, de varios siglos, con tranquilidad, pero al cabo de una década, de un poco más, adquiere un tono, un color, un aire, un diseño, que son del pasado. La escritura misma, aunque la gramática resista, y uno se pregunta hasta cuándo será capaz de resistir, está fechada, fijada en un momento, y ha envejecido bien o mal, según los casos. Algunos son rimbombantes, acusadores, chismosos. Se fascinan frente al espectáculo social y a la vez se amargan.

Rubén Darío, una primera firma casi inverosímil en este libro, cuenta historias absurdas de sudamericanos en París. El hijo de un presidente de Argentina que pierde trescientos mil francos en una noche de juego. Las niñas del Maxim que explotan a ingenuos millonarios de México, del Caribe, del cono sur. Las señoritas cargadas de joyas, de ojos tiernos, que salen a la caza de títulos de la aristocracia europea, marqueses o duques arruinados. Es un cuadro decadente, absurdo, valleinclanesco. Tiene algo que recuerda al Blest Gana de "Los trasplantados". Don Alberto murió en París en 1920, de noventa años de edad, en plena posesión de sus facultades intelectuales, pero no alcanzó a ser entrevistado.

La boina de Baroja

La lista de personajes es extraordinaria, y podría ser reemplazada por otra lista no menos extraordinaria. Está Maurice Ravel, por ejemplo, pero como no hay chilenos en el libro, Claudio Arrau no figura. Y si está Anatole France, que fue, según se dice, uno de los modelos de Bergotte, el novelista ficticio de "La búsqueda del tiempo perdido", a lo mejor habría sido posible encontrar en alguna antesala elegante a Marcel Proust en persona. En todo caso, los materiales del libro, las entrevistas que se hicieron, los ensayos que se recogieron, son extraordinarios.

Llego a la conclusión de que en el periodismo hay elementos de azar, de suerte, de circunstancia bien aprovechada. Como en la fotografía, elemento esencial del periodismo; como en el apunte y la caricatura. En la publicación encontramos retratos fotográficos extraordinarios, que nunca habíamos visto antes. Por ejemplo, el Gómez de la Serna joven y en su taller, en su torre madrileña, rodeado de estampas, de objetos de colección, de muñecos, de lápices, papeles y pisapapeles. Y un Miguel de Unamuno tendido en su cama, dedicado a una silenciosa, solitaria lectura.

Viajamos en el tiempo. Estos autores de un pasado relativamente reciente se han convertido en leyendas. Sus fotografías son objetos mágicos. Pío Baroja, con una bufanda amarrada al cuello, de boina, levanta la vista de un papel, y parece que va a sonreír. Ha escrito hace poco que América es por excelencia el continente estúpido, pero ha empezado a congeniar, ahora, en su casa del norte de las Vascongadas, con un chileno, Armando Donoso, que le recuerda su frase y que conversa con él en forma civilizada. Armando Donoso, para mi gusto, es uno de los mejores entrevistadores de todo el libro. Consigue romper los prejuicios de Baroja en poco rato.

Maurice Ravel, a todo esto, que tenía fama de vestirse en forma refinada, de usar zapatos de dos colores, está de pie, en un traje a cuadros, con un pañuelo de seda asomado en el bolsillo superior. Es perfecto en su estilo, pianista dandi, compositor único.

Otro detalle que merece mención especial es el de los dibujos, los retratos a lápiz, las caricaturas. En Chile hemos sido eximios en la materia, y no sabemos destacarlo. Habría necesidad de una gran exposición de dibujantes y caricaturistas de nuestro país, chilenos, como Lukas y tantos otros, o extranjeros avecindados en Chile, como Romera. Algún ministro o algún consejero cultural podría hacerse cargo de la idea. No tendría que pedirle permiso a nadie.

Textos indispensables y lapidarios

Me parece interesante esbozar algunas observaciones generales. En las primeras páginas, en los textos y entrevistas más antiguos, abundan los grandes escritores y pensadores españoles: doña Emilia Pardo Bazán, Pío Baroja, Azorín, José Ortega y Gasset, Miguel de Unamuno, Ramiro de Maeztu. Hacia el final, predominan los escritores norteamericanos y de Europa del Este. Los centros de gravedad del mundo contemporáneo han cambiado; la curiosidad de los chilenos ha evolucionado, ha seguido rumbos diferentes.

Baroja, el irascible, el desdeñoso, confiesa a su entrevistador que es amigo de una pareja chilena que vive no lejos del Bidasoa, en la ciudad francesa de Biarritz. Dice que el marido es de apellido Errázuriz. Supongo que hablaba de José Tomás Errázuriz y de su esposa, Elena Huici, la célebre amiga de Pablo Picasso, de Igor Strawinsky, de Blaise Cendrars. Don Pío llegaría una que otra vez y haría mutis por el foro, de acuerdo con su costumbre. Los jóvenes de la época le reprochaban su escepticismo político, su falta de compromiso. Lo acusaban de no creer en nada, y él contestaba: jóvenes, creo en una cosa, ¡creo en la aspirina! El bullicio, los gritos de indignación, aumentaban, pero el novelista aseguraba que cuando tomaba una aspirina, se le quitaban los dolores. Con las teorías, en cambio, no se conseguían resultados comparables.

Conocí en años recientes a un sobrino nieto suyo, Pío de nombre y creo que Baroja de segundo apellido. Me invitó a la Vera del Bidasoa a conocer la biblioteca de su ilustre tío abuelo, pero no fui capaz de aprovechar la invitación. Me contó que el escritor, en vida, había sido objeto de un intento de linchamiento literario. Yo sabía de esas cosas, y el joven Pío, buen observador, lector agudo, me lo decía con intención. No he sabido más de él, y supongo que me he quedado sin conocer la casa legendaria.
Algunos de los textos de este libro recopilatorio son impresionantes, indispensables, lapidarios. Me sorprende mucho que hayan sido publicados en Chile y que los hayamos dejado pasar sin memoria de ellos, o quizá con memoria escasa, insuficiente. El ejemplo superior, el paradigma, es un célebre ensayo de Thomas Mann, ¡En guardia, europeo!

Thomas Mann hace una defensa apasionada, brillante, conmovedora, del siglo XIX, siglo burgués, liberal, de creaciones intelectuales y sociales ambiciosas: siglo de Balzac, de Federico Nietszche, de Ricardo Wagner, y tantos otros. En el siglo XX, en cambio, percibe manifestaciones de barbarie, de salvajismo de todo orden, de pérdida de los valores individuales, espirituales, culturales. Mann sostiene que en su tiempo, en vísperas de la segunda guerra mundial, se tendió a substituir la educación por la propaganda. Escribía esto en diciembre de 1936, y los resultados de la situación, fatales, dramáticos, iban a verse muy pronto. Su ensayo termina de este modo: "la violencia es un principio simplificado por excelencia; nada de sorprendente hay, pues, en que encuentre la aprobación comprensiva de las multitudes". 
Son palabras proféticas, terribles y plenamente actuales. Dan ganas de volver a citar la frase de Baroja sobre América. Lo grave es que aquella frase ahora es aplicable en muchas regiones del mundo contemporáneo, no sólo en la nuestra. Y la lucha por los valores que pregonaba Thomas Mann, ese ¡Identificarse con todo lo que vive! del gran poeta del romanticismo, de Hölderlin, está vigente todavía, todavía se practica, pero desde la minoría y la retaguardia. Por eso, sacar los viejos testimonios de los archivos, entregarlos de nuevo a la lectura, tiene gran sentido.

LEÓN TROTSKI

Una hora con el revolucionario

-La América del Sur presenta para mí un grande interés: ella será un factor decisivo en la lucha contra el imperialismo de los norteamericanos.

-Si no es absorbida antes por el coloso del Norte -le anoto.

-Aún absorbida será un elemento de descontento permanente que causará más de una intranquilidad. (...) No es posible fijar el tiempo en que los acontecimientos se desarrollarán. Él depende -como usted mismo lo hacía notar hace poco- de una serie de factores que no nos es dado conocer; pero, no es menos cierto que el conflicto se producirá a plazo más o menos largo o más o menos corto, según las circunstancias.

Me interroga sobre el movimiento obrero en Chile. Le explico cuál ha sido la actitud de los comunistas y de las organizaciones obreras y las esperanzas que han cifrado en algunas evoluciones políticas del país.

-¿Son arribistas? -me pregunta con gesto de repulsión.

-No. Yo los considero sinceros.

-¡Ah! ¡Son entonces ingenuos! -me dice tristemente.

Entrevista, 12 de mayo de 1929

STEPHAN ZWEIG

1914 y hoy

"En el año de 1914 la guerra había resultado para la verdadera Europa algo remoto, una cosa en que no se acababa de creer y de la que no se tenía una sensación cabal. (...) La gran masa consideraba a la guerra desde hacía tiempo ya como algo increíble, algo indigno de nuestro tiempo y, sobre todo, como un imposible en el siglo XX. (...)

Sí, no obstante, se produjo la conflagración, en aquella oportunidad era debido en el fondo (según hoy puede verse claramente) a que nadie creía en la guerra hasta en el último instante. La mentalidad general de Europa la consideraba imposible (...). Todas estas rémoras faltan hoy por completo. Algunas naciones manifiestan consciente y abiertamente su deseo de expansión y sus preparativos bélicos. El armamentismo ha tomado proporciones inmensas y se realiza a la luz del día".

Ensayo, 21 de febrero de 1937.

JULIO CORTÁZAR

Translate, traduire, tradurre: traducir

Pocas actividades son menos aleatorias y falibles que la del traductor, cosa que le da a este oficio una especie de simpática locura cuando se lo practica con humor y bonhomía. He palidecido al releer fragmentos de mis viejas versiones literarias, como en el caso del célebre pero olvidado estudio del abate Brémond sobre plegaria y poesía, donde me equivoqué sobre el esprit en el sentido de ingenio o agudeza y lo traduje derecho viejo como «espíritu», estropeándole el pasaje al buen abate. Claro que peor le ocurrió a Borges, que en un poema, creo que de Francis Ponge, tradujo sol por sol en vez de suelo, pero ya se sabe que esas cosas pasan en las mejores familias, vide San Jerónimo.

Ensayo, 11 de marzo de 1979.

GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

"Escribo para que me quieran"

-Mira, la aspiración natural de uno es escribir una novela perfecta. La «novela total» de que hablaba Vargas Llosa. Ese es el sueño, escribir la novela donde suceda todo y quede agotado por completo el género. El que huele eso, tiene un buen motor y puede llegar muy lejos. El problema es que la novela resulta inabordable por una sola persona. Y cuando pienso en la novela latinoamericana, por ejemplo, tengo la impresión de que se trata de una sola novela que estamos intentando escribir entre todos.

-¿Y qué pasa con sus cuentos?

-¡Ah, no! El cuento es muy difícil. Escribir una novela es un paseo, una maravilla. Escribir un cuento exige de mí un trabajo de una intensidad tremenda

-En su caso, ¿es el concepto, como en Borges, o la imaginación la que activa el mecanismo de la escritura?

-¡Es el amor! Pero no te rías, caramba, que es verdad... Escribo porque necesito que me quieran más. Siempre pienso "ahora, con éste, me van a querer más".

Entrevista, 24 de marzo de 1990.

ERNEST HEMINGWAY

La enfermedad del poder

La guerra llegará a Europa tan seguramente como el invierno sigue al otoño (...). En los próximos diez años va a haber mucha lucha. Va a haber muchas oportunidades para que los Estados Unidos vuelvan a equilibrar la balanza del poder en Europa; tendrán otra vez la oportunidad de salvar a la civilización; tendrán la oportunidad de volver a pelear otra guerra para terminar con las guerras.
Cualquiera que sea el que esté al frente de la Nación tendrá la oportunidad de ser el hombre más grande del mundo durante un breve tiempo y la Nación tendrá que soportar las consecuencias una vez que termine la excitación. Para los próximos diez años necesitamos un hombre sin ambición, un hombre que odie la guerra y sepa que ningún bien se deriva de ella (...)

Ensayo, 5 de marzo de 1936.

ALEXANDER SOLZHENITSYN

El mal de nuestro tiempo

Occidente tuvo que haber perdido la noción suprema de lo divino para asistir sin conmoverse, tras la Primera Guerra Mundial, a la lenta agonía de Rusia, despedazada por una banda de caníbales, y tras la Segunda, a la caída de Europa Oriental. Sin embargo, fue allí donde empezó el largo proceso de la ruina del mundo entero; Occidente no se dio cuenta, y aún contribuyó a ello. Una sola vez en el curso de este siglo unió sus fuerzas para combatir a Hitler. Pero los frutos se despilfarraron hace mucho tiempo. En la lucha contra los antropófagos, se imaginó en este siglo impío un procedimiento anestesiante: ¡comerciar! He ahí los pináculos a los que se eleva actualmente nuestra sabiduría.

Ensayo, 5 de junio de 1983.

PÍO BAROJA

Los españoles y los americanos

No todo lo mejor de ustedes llega por acá. Vienen tantos jóvenes apresurados, con deseos de hacer carrera literaria inmediata y no resulta raro que España no pueda crearles la situación que ellos buscan, ya que ni los propios españoles logran alcanzar esa situación. Algunos hispano-americanos llegan a Madrid con rabias contenidas sobre las cosas políticas de sus tierras y vienen a desfogarse entre nosotros, cosa que a nosotros no puede interesarnos.

Entrevista, 7 de febrero de 1926.

JORGE LUIS BORGES

¿Por qué me siento europeo?

Yo pienso que Europa es nuestro pasado y que debería ser nuestro presente. Es una pena que hoy las gentes aparten su mirada de Europa. A mi entender, es una tragedia para América del Sur. Y ahora, ¿adónde dirigimos nuestros ojos? Los dirigimos hacia un país que ha sido un gran país, como Estados Unidos -me basta con recordar a Emerson, me basta con recordar a Melville, Whitman, Edgar Allan Poe, Henry James-. Estados Unidos ha sido un gran país, pero actualmente ya no lo es. Ha llegado a ser mucho menos: ya no es más que una gran potencia, lo que tiene su importancia en el plano político, pero eso es todo.

Ensayo, 23 de febrero de 1986.

SUSAN SONTAG

Cuando los escritores conversan entre sí

Los foros de escritores, al menos los de cierta magnitud, tienden a parecerse unos a otros físicamente, al margen del lugar donde se efectúen, por sus características, propias de cualquier convención profesional: los acuerdos sectarios entre sesiones; la comida excesiva; las sesiones y los debates demasiado extensos (y el consumo desenfrenado de cigarrillos, excepto entre los norteamericanos); la falta de sueño. Los debates morales de los congresos de escritores son, por su parte, intemporales. Cada uno de ellos aborda los mismos asuntos, bajo rúbricas levemente distintas. Todos los foros internacionales de literatos son episodios del mismo esfuerzo grandioso, sesiones de un seminario peripatético sobre la condición del escritor en un mundo dividido (política, moralmente), que intenta estructurarse y reagruparse desde hace más de medio siglo. Y sus invitados más antiguos continúan haciendo discursos y deliberando con la misma diligencia, como si el último congreso al que asisten fuese el primero de todos.
Ensayo, 23 de febrero de 1986.

 Las ilustraciones

Además de desconocidas fotografías de los autores recopilados, el libro incluye un rico material iconográfico, que comprende dibujos y detalles gráficos que formaban parte de los artículos de época e ilustraciones de los escritores e intelectuales. Entre sus autores figura el legendario Antonio Romera y también reconocidos ilustradores vigentes como Jimmy Scott, Francisco Correa, Luis Salinas (Aetós) y Francisco Javier Olea.

Fina selección

Entre los 145 escritores y humanistas cuyos ensayos o entrevistas para "El Mercurio" incluye el nuevo libro figuran Ruben Darío, Anatole France, Ortega y Gasset, Sigmund Freud, Miguel de Unamuno, Gilbert Chesterton, Luigi Pirandello, André Maurois, Thomas Mann, Winston Churchill, Aldous Huxley, George Bernard Shaw, Bertrand Russell, W. Somerset Maugham, Carl Jung, Arnold Toynbee, Salvador de Madariaga, F. Von Hayek, Jorge Luis Borges, Jean Baudrillard, Joseph Ratzinger, Claudio Magris, Roger Chartier, Ian McEwan y Philippe Claudel.

Desde la ironía de Trotski a la furia de Salman Rushdie

Son 145 los artículos o entrevistas escogidos en este libro, y solo puedo destacar algunos. Una entrevista a Gabriel García Márquez revelando cómo es para él el acto de escribir. Un ensayo deslumbrante de Octavio Paz sobre Gabriela Mistral y otro de Czeslaw Milosz sobre Dostoievsky. Uno de Gregorio Marañón denostando a los intelectuales -entre los que él se incluye- que, por temor a la opinión pública, firman manifiestos colectivos.  

por David Gallagher 
Diario El Mercurio, Artes y Letras
Domingo 14 de diciembre de 2014
http://diario.elmercurio.com/2014/12/14/artes_y_letras/artes_y_letras/noticias/AA258C68-AB73-490F-BBD5-DDED82A746E8.htm?id={AA258C68-AB73-490F-BBD5-DDED82A746E8}

Extraordinario el comienzo de este gran libro. Es un ensayo de Rubén Darío, de 1900, en que describe la vida fatua de ciertos hispanoamericanos en París. Obnubilados por los condes y marqueses locales, son presas fáciles de ser estafados, perdiendo fortunas en juegos de azar tramposos, o tratando de conquistar a una indomable marquesita. Aun cuando son escritores, nadie los conoce, porque nadie sabe español. Verlaine hace creer que lo sabe, dice Darío, pero solo puede decir "No hay mal que por bien no venga" y "A batallas de amor, campo de plumas".

Son 145 los artículos o entrevistas escogidos en este libro, y solo puedo destacar algunos.
Armando Donoso, en una estadía en España, en 1926, visita a Pío Baroja y a José Ortega y Gasset y entrevista a cada uno. Baroja, tras criticar a Azorín por estar escribiendo libros que parecen escritos por un mero discípulo suyo, se queja de que la obra de Ortega y Gasset se haya vuelto trivial. Lo atribuye a sus viajes a Argentina, donde "algunas mujeres han ejercido influencia sobre él".

En su entrevista a Ortega, Donoso le pregunta si le gusta alguna mujer argentina. "No es una mujer, son muchas", contesta Ortega. Y sigue: "Sin pretender ofender... (a) los argentinos, le aseguro que deseo volver más por ellas que por ellos".

Hay una entrevista conmovedora que le hace Santiago Labarca a León Trotski, el 12 de mayo de 1929. Labarca se encuentra con él en Constantinopla, a donde Trotski ha sido desterrado recién. Labarca está nervioso, porque se siente en presencia de un hombre que hace historia. Un hombre que él creía una fiera, pero que le tiende la mano con naturalidad y simpatía. Trotski le pregunta de Chile, de su movimiento obrero, y hablan de la libertad.

Trotski ironiza sobre la libertad burguesa, aquella que disfrutan solo unos pocos. También ironiza sobre la falacia -según él- de Stalin, de creer que el socialismo pueda sobrevivir en un solo país, sin que se levanten los obreros del mundo entero. Conmueve -87 años más tarde- una ironía mucho más terrible: que Trotski crea que lo que lo separa de Stalin es nada más que este punto estratégico, y no la ambición descarnada del sangriento dictador, que no se quedará satisfecha hasta que el sicario Ramón Mercader asesine a Trotski en 1940.

Demos un salto en el tiempo. Hay tres magníficas entrevistas que hace Lucía Santa Cruz a tres importantes pensadores liberales. A Friedrich Hayek, en 1981; a Michael Novak, en 1988, y a Milton Friedman, en 1990. La más iluminadora me parece la de Novak, el teólogo católico que se convirtió del socialismo al liberalismo. Novak dice dos cosas que me parecen especialmente relevantes para el Chile de hoy. La primera, que los socialistas son envidiablemente diestros en comparar la práctica capitalista no con prácticas, sino con ideales socialistas. Obviamente, cualquier práctica va a parecer miserable frente a un ideal. La segunda, que el capitalismo corre peligro cuando, en vez de preocuparse de invertir en el futuro, se deja invadir por el consumismo, el hedonismo. Lejos de ser consecuencia del capitalismo, el hedonismo, según Novak, "es tan antiguo como Nerón", y lleva a cualquier sistema social a la decadencia.
Al leer estas entrevistas entrevemos algo de la dinámica que hay entre el entrevistador y el entrevistado. Se entienden los nervios de Santiago Labarca frente al coloso de la "Revolución Permanente" en Constantinopla. O las emociones de Miguel Serrano cuando entrevista a su amigo Carl Jung en 1961. Serrano intuye que Jung está muy enfermo. Lo que no sabe es que está a punto de morir, y que ésta será su última entrevista. También adivino el desconcierto de Daniel Swinburn cuando, "en el lobby de un céntrico hotel de Santiago", se encuentra con el abstruso filósofo francés Jacques Derrida, quien parte diciéndole, con evidente sarcasmo: "No estoy contra la prensa".

Me imagino que algunas de las entrevistas se pueden haber dado en circunstancias difíciles, y me acuerdo de una, que aparece en este libro, que le hicimos Arturo Fontaine y yo a Salman Rushdie, autor de esos "Versos satánicos" que le merecieron una condena a muerte de parte del Ayatola Jomeini en 1988. Rushdie llegó a Chile a fines de noviembre de 1995, a participar en la Feria del Libro. Tras siete años escondido, era uno de sus primeros intentos de circular libremente por el mundo. Pero en Pudahuel fue detenido por carabineros y llevado en un helicóptero a una casa de seguridad.

Rushdie no pudo ir a la Feria del Libro, pero la Cancillería nos aseveró que la entrevista sí iba, la mañana siguiente. Nos dieron una dirección, en una calle al sur de la ciudad. Tocamos el timbre de una puerta cualquiera. Nos dijeron que nos subiéramos a un auto que había cerca. Después de un rato llegó el chofer. Finalmente, sin que nos dijera nada, llegamos a Pirque, a nada menos que la Viña Concha y Toro. Allí nos esperaba Rushdie. Estaba furioso, a pesar de los intentos de tranquilizarlo de un imperturbable Mariano Fontecilla.

Podría seguir y seguir ponderando capítulos de este libro. Una entrevista a Gabriel García Márquez revelando cómo es para él el acto de escribir. Un ensayo deslumbrante de Octavio Paz sobre Gabriela Mistral. Otro de Czeslaw Milosz sobre Dostoievsky. Uno de Gregorio Marañón denostando a los intelectuales -entre los que él se incluye- que, por temor a la opinión pública, firman manifiestos colectivos. Uno de Vicente Aleixandre explicando por qué solo puede escribir echado en la cama. Un buen lugar, por cierto, dado su peso y tamaño, para leer este magnífico libro.